La desalinización, ¿la gran solución a la escasez de agua?

El lito­ral medi­te­rrá­neo espa­ñol ha sufrido impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes terri­to­ria­les durante las últi­mas déca­das debido a la fuerte expan­sión de las fun­cio­nes resi­den­cia­les, turís­ti­cas y de ser­vi­cios. El Plan Hidro­ló­gico Nacio­nal (2001) y, en mayor medida, el Pro­grama A.G.U.A. (2004) apos­ta­ron por la desa­li­ni­za­ción de agua marina a gran escala para garan­ti­zar deman­das urba­nas, turís­ti­cas e incluso agrí­co­las. Sin embargo, la para­li­za­ción de los pla­nes urba­nís­ti­cos pro­vo­cada por la cri­sis finan­ciera (2007–08), unida a la ten­den­cia de reduc­ción del con­sumo de agua pota­ble desde media­dos de la década del 2000, evi­den­cian una capa­ci­dad de pro­duc­ción de agua desa­li­ni­zada muy supe­rior a las deman­das actuales.

Ello ha reper­cu­tido en un exceso de oferta de agua desa­li­ni­zada, plan­tas sobre­di­men­sio­na­das y con capa­ci­da­des de pro­duc­ción muy supe­rio­res a las que se pre­ci­sa­rían incluso para hacer frente a situa­cio­nes de intensa sequía. Es intere­sante revi­sar la situa­ción actual de la desa­li­ni­za­ción de agua marina y salo­bre con­ti­nen­tal en las regio­nes de Mur­cia y Valen­cia, hacer un balance de sus ven­ta­jas e incon­ve­nien­tes, y plan­tear una dis­cu­sión en torno al papel que puede desem­pe­ñar el agua desa­li­ni­zada como recurso estra­té­gico y de futuro para garan­ti­zar deman­das urbano-turísticas y agrí­co­las, prin­ci­pal­mente durante situa­cio­nes de sequía.

El sec­tor de nego­cio que se generó hace una década no ha cum­plido las expec­ta­ti­vas ini­cia­les y, lejos de ello, la para­li­za­ción de la acti­vi­dad inmo­bi­lia­ria y la escasa demanda de agua desa­li­ni­zada, por su ele­vado coste, han abo­cado a la ruina finan­ciera a la mayo­ría de las gran­des plan­tas desa­li­ni­za­do­ras cons­trui­das. La eje­cu­ción del Pro­grama A.G.U.A. no ha sido ajena a la polé­mica e incluso a las sos­pe­chas de corrup­ción en la con­ce­sión de los pro­yec­tos de obra.

El Gobierno del Estado en manos del Par­tido Popu­lar desa­rro­lló durante la legis­la­tura 2011–2015 una polí­tica del agua de bajo per­fil, y sin alu­sión alguna a la recu­pe­ra­ción de los tras­va­ses pre­vis­tos en el Plan Hidro­ló­gico Nacio­nal (2001). Más allá incluso, ha asu­mido por com­pleto la heren­cia de los dos Gobier­nos ante­rio­res del Par­tido Socia­lista (2004–2011) en mate­ria hídrica, al fina­li­zar y poner en fun­cio­na­miento todas las desa­li­ni­za­do­ras del Pro­grama A.G.U.A. Por otro lado, en 2014, y sin ape­nas modi­fi­ca­cio­nes, el actual Gobierno aprobó los pla­nes hidro­ló­gi­cos (2009–2015) de las demar­ca­cio­nes hidro­grá­fi­cas del Júcar, Segura y Tajo que el ante­rior Gobierno no fina­lizó den­tro de los pla­zos esta­ble­ci­dos en la Direc­tiva Marco del Agua 2000/60/CE.

Estos nue­vos pla­nes, que ya han sido revi­sa­dos para adap­tarse al ciclo de pla­ni­fi­ca­ción 2015–2021, inclu­yen nor­mas de enorme reper­cu­sión en las regio­nes de Valen­cia y Mur­cia que redu­cen el fun­cio­na­miento de los Tras­va­ses Júcar-Vinalopó y Tajo-Segura, cuyas meno­res trans­fe­ren­cias ya están siendo supli­das con agua desa­li­ni­zada. De hecho, el año 2016 empezó con el cie­rre tem­po­ral del Tras­vase del Tajo-Segura lo que hace pre­ver que las apor­ta­cio­nes de estas trans­fe­ren­cias pue­dan ser supli­das ínte­gra­mente por agua desalinizada.

Principales plantas desalinizadoras en las regiones de Murcia y Valencia.

Prin­ci­pa­les plan­tas desa­li­ni­za­do­ras en las regio­nes de Mur­cia y Valencia.

Cabe hacer notar que la opción de sub­ven­cio­nar el agua desa­li­ni­zada sus­cita un amplio res­paldo polí­tico. No obs­tante, la opción de lograr un “pre­cio social” para el agua desa­li­ni­zada, tiene difí­cil encaje en el prin­ci­pio de recu­pe­ra­ción de cos­tes que pro­pugna la Direc­tiva Marco del Agua 2000/60/CE. Tam­bién se ha bara­jado la posi­bi­li­dad de sub­ven­cio­nar la elec­tri­ci­dad que con­su­men las desa­li­ni­za­do­ras o bien, recu­rrir a la gene­ra­ción de ener­gía solar foto­vol­taica, que podría redu­cir el coste de pro­duc­ción en un 40%. Otra de las opcio­nes que tam­bién se ha plan­teado en algu­nos foros, por parte de altos fun­cio­na­rios del Minis­te­rio de Agri­cul­tura, Ali­men­ta­ción y Medio Ambiente, con­sis­ti­ría en la inte­gra­ción de las desa­li­ni­za­do­ras en un sis­tema glo­bal de ges­tión hídrica.

La desa­li­ni­za­ción for­ma­ría parte de un “mix hídrico” cons­ti­tuido por recur­sos super­fi­cia­les, sub­te­rrá­neos y aguas resi­dua­les rege­ne­ra­das, que se con­su­mi­ría y asig­na­ría a los dife­ren­tes usos aten­diendo a cri­te­rios de dis­po­ni­bi­li­dad, cali­dad, coste y garan­tía de sumi­nis­tro. El coste de la desa­li­ni­za­ción se reper­cu­ti­ría sobre el con­junto de dicho “mix hídrico”, lo que podría ele­var las tari­fas de un 10 a un 20%, pero el agua desa­li­ni­zada cons­ti­tui­ría el fac­tor de garan­tía de sumi­nis­tro de todo el sistema.

En las regio­nes de Mur­cia y Valen­cia la desa­li­ni­za­ción ha ele­vado de forma muy nota­ble la garan­tía de sumi­nis­tro en los abas­te­ci­mien­tos de agua pota­ble, sobre todo en las áreas de uso más cer­ca­nas a la costa, donde la implan­ta­ción de nue­vos desa­rro­llos urba­nos pre­ci­sará recur­sos de agua adi­cio­na­les y una diver­si­fi­ca­ción de las fuen­tes de sumi­nis­tro como estra­te­gia básica de ges­tión de sequías. La uti­li­za­ción de la desa­li­ni­za­ción ha sig­ni­fi­cado en gran medida el fin de la esca­sez “física” de recur­sos en el lito­ral medi­te­rrá­neo. Su uso per­mi­ti­ría gene­rar recur­sos en abundancia.

Sin embargo, diver­sos auto­res han empe­zado a refe­rirse a un nuevo con­cepto, el de “esca­sez socio-económica”, que ven­dría defi­nido por la difi­cul­tad de acce­der a esos nue­vos recur­sos por parte de los usua­rios. La desa­li­ni­za­ción podría con­ver­tirse en una estra­te­gia de “mala adap­ta­ción” para hacer frente a los efec­tos del Cam­bio Climático.

Resulta opor­tuno cues­tio­nar la idea de que la desa­li­ni­za­ción a gran escala cons­ti­tuye una solu­ción tec­no­ló­gica defi­ni­tiva para resol­ver los pro­ble­mas de esca­sez de agua del siglo XXI en las regio­nes del lito­ral medi­te­rrá­neo espa­ñol, no al menos hasta que se incre­mente la efi­cien­cia ener­gé­tica y se reduz­can los altos cos­tes de producción.

Para mayor información:

MOROTE SEGUIDO, Álvaro Fran­cisco, RICO AMORÓS, Anto­nio Manuel y MOLTÓ MANTERO, Enri­que. La pro­duc­ción de agua desa­li­ni­zada en las regio­nes de Mur­cia y Valen­cia: balance de un recurso alter­na­tivo con luces y som­bras. Docu­ments d’Anàlisi Geo­grà­fica, 2017, vol. 63/2, p. 473–502. http://dx.doi.org/10.5565/rev/dag.353.

Álvaro Fran­cisco Morote Seguido es inves­ti­ga­dor del Ins­ti­tuto Inter­uni­ver­si­ta­rio de Geo­gra­fía de la Uni­ver­si­dad de Ali­cante (España).

Ficha biblio­grá­fica:

MOROTE SEGUIDO, Álvaro Fran­cisco. La desa­li­ni­za­ción, ¿la gran solu­ción a la esca­sez de agua? Geo­cri­tiQ. 25 de junio de 2017, nº 316. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/06/la-desalinizacion-la-gran-solucion-a-la-escasez-de-agua>

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Eficiencia y sostenibilidad en la mejora y prevención de los asentamientos informales

En los últi­mos 30 años ha habido una impor­tante can­ti­dad de expe­rien­cias de inter­ven­ción en mejo­ra­miento inte­gral de barrios en Amé­rica Latina y Caribe, pero Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

A reforma do ensino médio no Brasil: desmonte na educação e inércia do enfrentamento retórico

No dia 17 de feve­reiro de 2017 o texto final da Reforma do Ensino Médio foi publi­cado no Diá­rio Ofi­cial da União. Com essa reforma, ape­nas mate­má­tica, lín­gua Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS