Turistas, residentes extranjeros y el mito de la sociedad cosmopolita

En el marco de la glo­ba­li­za­ción y de la puesta en valor turís­tico de terri­to­rios sur­gen nue­vas diná­mi­cas para un mer­cado ávido de ofer­tas y expe­rien­cias. Estas diná­mi­cas, favo­re­ci­das por los vue­los low cost y el bie­nes­tar de algu­nos gru­pos socia­les de paí­ses occi­den­ta­les, con deseos de movi­li­dad y esti­los de vida “nómada”, enla­zan con la pro­pia evo­lu­ción de las migra­cio­nes inter­na­cio­na­les, en este caso, no por tra­bajo o bus­cando mejo­res con­di­cio­nes de vida, sino por moti­vos de dis­frute y ocio.

Habla­mos del turismo resi­den­cial, dos tér­mi­nos que com­bi­na­dos pare­cen con­tra­dic­to­rios, pero que for­man parte de los modos de movi­li­dad y de viaje del mundo con­tem­po­rá­neo: el lifestyle migra­tion. Esta ape­la­ción reagrupa prác­ti­cas de gran hete­ro­ge­nei­dad refe­ri­das a colec­ti­vos en busca de terri­to­rios que les per­mi­tan vivir expe­rien­cias per­so­na­les, en rup­tura con su con­texto de pro­ce­den­cia, como pro­yecto de vida, tras­la­dando su resi­den­cia de unos luga­res a otros, de unos paí­ses a otros; lo que algu­nos han deno­mi­nado una forma de vivir y habi­tar “poli-tópica” (en dis­tin­tos luga­res al mismo tiempo, a veces con­si­de­ra­ble­mente dis­tan­tes entre sí). Eso desde el punto de vista de la demanda.

Desde la oferta o paí­ses recep­to­res (España, el sur de Fran­cia, Por­tu­gal o Marrue­cos y Túnez en el con­texto euro­peo, o bien México, Belice, Costa Rica y Panamá en el ame­ri­cano), este deseo de alte­ri­dad resulta buen nego­cio para empre­sas tras­na­cio­na­les y sec­to­res de la cons­truc­ción e inmo­bi­lia­rios. A la par, los efec­tos sobre los nue­vos espa­cios de resi­den­cia y vida coti­diana son varia­dos: socio­eco­nó­mi­cos, terri­to­ria­les y cul­tu­ra­les. Ade­más, estas con­se­cuen­cias difie­ren según los terri­to­rios impli­ca­dos. Por ello resul­tan intere­san­tes los casos de estu­dio, para avan­zar en el cono­ci­miento crí­tico de este fenó­meno en expan­sión y ana­li­zar sus múl­ti­ples resul­ta­dos y derivaciones.

En el caso de Marrue­cos, que por razo­nes his­tó­ri­cas y de pro­xi­mi­dad man­tiene impor­tan­tes víncu­los con España y Fran­cia, ya durante el Pro­tec­to­rado (1912–1956) ambos paí­ses pusie­ron en mar­cha, cada uno por su lado, ini­cia­ti­vas para la pro­mo­ción de las pri­me­ras prác­ti­cas turís­ti­cas. Por tanto, que las prin­ci­pa­les deman­das del turismo inter­na­cio­nal y resi­den­cial pro­ce­dan actual­mente de estos dos paí­ses no debe sor­pren­der­nos. Aque­llas movi­li­da­des colo­nia­les esta­ble­cie­ron bases para el pos­te­rior desa­rro­llo turís­tico a escala inter­na­cio­nal, pero tam­bién para la crea­ción de imá­ge­nes y estereotipos.

Medina de Chauén, casas en venta y creciente uso turístico

Medina de Chauén, casas en venta y cre­ciente uso turístico

Hoy, varias ciu­da­des marro­quíes expe­ri­men­tan el auge del turismo resi­den­cial extran­jero. Es, en efecto, un fenó­meno emi­nen­te­mente urbano. La mayo­ría de estas ciu­da­des pre­sen­tan, de un lado, la ciu­dad anti­gua: la medina, espa­cio patri­mo­nial, y de otro, la ciu­dad occi­den­tal cuya pla­ni­fi­ca­ción pro­cede con fre­cuen­cia de la etapa del Protectorado.

A pesar de esta dua­li­dad, los dos ele­men­tos man­tu­vie­ron un equi­li­brio hasta los años ochenta. En esta década se pro­dujo una fuerte expan­sión urbana, al tiempo que las medi­nas per­die­ron sus ante­rio­res habi­tan­tes que pre­fi­rie­ron las como­di­da­des de las nue­vas urba­ni­za­cio­nes. A par­tir de los noventa, la apa­ri­ción del turismo resi­den­cial como fenó­meno moderno ampli­fica el pro­ceso de urba­ni­za­ción y trans­forma espa­cios pre­exis­ten­tes, como las pro­pias medi­nas, donde turistas-residentes se han reapro­piado barrios ente­ros, alte­rando a su con­ve­nien­cia anti­guas vivien­das e ini­ciando pro­ce­sos de gentrificación.

Marra­kech y Aga­dir son los ejem­plos más lla­ma­ti­vos del turismo resi­den­cial, con la crea­ción de entor­nos lujo­sos y exclu­si­vos, en los que el turismo y los resi­den­tes extran­je­ros con­tri­bu­yen a refor­zar con­tras­tes y pro­ce­sos de segre­ga­ción espa­cial, lo mismo que la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria. A menudo, las resi­den­cias turís­ti­cas se foca­li­zan a lo largo de la costa. La prin­ci­pal excep­ción es Chauén, a unos setenta kiló­me­tros al sur de Tetuán. Casas tra­di­cio­na­les de su medina se han con­ver­tido en vivien­das de extran­je­ros, mien­tras pro­li­fe­ran alo­ja­mien­tos y acti­vi­da­des de hostelería.

En este con­texto gene­ral, los ambien­tes de supuesta mez­cla social e inter­cul­tu­ral resul­tan fre­cuen­tes, pare­cen implan­tarse nue­vas for­mas de socia­bi­li­dad o lo que podría enten­derse como un modelo de rela­cio­nes cos­mo­po­li­tas entre turis­tas, resi­den­tes extran­je­ros y gru­pos de la socie­dad marro­quí. Bajo el simu­la­cro del cos­mo­po­li­tismo, se con­so­li­dan barre­ras socio­eco­nó­mi­cas y sim­bó­li­cas, se incre­men­tan trans­for­ma­cio­nes urba­nís­ti­cas y espa­cios cons­trui­dos para satis­fa­cer a una demanda externa, en con­traste con el resto del terri­to­rio cir­cun­dante y las nece­si­da­des de la pobla­ción. Las medi­nas pier­den sus anti­guos usos y sig­ni­fi­ca­dos, el patri­mo­nio y los valo­res de iden­ti­dad cul­tu­ral se con­vier­ten en pro­duc­tos de con­sumo. Todo ello en aras de la modernización.

Para mayor información:

GIL DE ARRIBA, Car­men; BOUQALLAL, Hamid: Tou­ris­tes inter­na­tio­naux ou rési­dents étran­gers? Nou­ve­lles ten­dan­ces du tou­risme rési­den­tiel et des migra­tions d’agrément au Maroc. Téo­ros, Revue de Recher­che en Tourisme, 2017, nº36–2: Tou­risme rési­den­tiel. Dis­po­ni­ble en <http://teoros.revues.org/3060>

Car­men Gil de Arriba es pro­fe­sora de Geo­gra­fía Humana en la Uni­ver­si­dad de Cantabria.

Ficha biblio­grá­fica:

GIL DE ARRIBA, Car­men. Turis­tas, resi­den­tes extran­je­ros y el mito de la socie­dad cos­mo­po­lita. Geo­cri­tiQ. 10 de enero de 2018, nº 362. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2018/01/turistas-residentes-extranjeros-y-el-mito-de-la-sociedad-cosmopolita>

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>