El viñedo como patrimonio en Castilla-La Mancha (España)

El pai­saje del viñedo debe ser reco­no­cido y valo­rado como patri­mo­nio rela­cio­nado con una acti­vi­dad agra­ria espe­cí­fica, el cul­tivo de la vid, y con unos ele­men­tos tan­gi­bles (edi­fi­ca­cio­nes) e intan­gi­bles (cul­tura del vino), ya que encie­rra valo­res eco­nó­mi­cos, socia­les, eco­ló­gi­cos, his­tó­ri­cos, téc­ni­cos y sobre todo, pai­sa­jís­ti­cos, como ocu­rre en la región de Castilla-La Man­cha donde encon­tra­mos la mayor exten­sión de viñedo de Europa.

En este terri­to­rio el modelo de explo­ta­ción vin­cu­lado con la pro­duc­ción y con la comer­cia­li­za­ción de mos­tos, alcoho­les y vinos de mesa ha deter­mi­nado la exis­ten­cia de una serie de recur­sos patri­mo­nia­les y de una “cul­tura de vino” sin­gu­lar, que ofre­cen gran poten­cia­li­dad para el desa­rro­llo terri­to­rial, por ejem­plo en rela­ción con el turismo. Se inser­tan en una de las áreas más afec­ta­das por las dis­po­si­cio­nes de mer­cado a nivel mun­dial (Orga­ni­za­cio­nes Comu­nes de Mer­cado) que ha expe­ri­men­tado impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes en las últi­mas déca­das donde el post­pro­duc­ti­vismo actual encie­rra diná­mi­cas contradictorias.

Paisaje del viñedo tradicional en las proximidades de Valdepeñas (Ciudad Real).

Pai­saje del viñedo tra­di­cio­nal en las pro­xi­mi­da­des de Val­de­pe­ñas (Ciu­dad Real).

En Castilla-La Man­cha encon­tra­mos algo más del 48 por ciento del viñedo espa­ñol (444.000 hec­tá­reas en 2016) y apro­xi­ma­da­mente la mitad de la pro­duc­ción nacio­nal (22,5 millo­nes de Hl en 2016), datos que corro­bo­ran que es una acti­vi­dad rele­vante, prin­ci­pal­mente en la comarca de La Man­cha. En su evo­lu­ción pode­mos dis­tin­guir varias fases que abar­can desde el auto­con­sumo ini­cial y la apa­ri­ción de un comer­cio inci­piente (S.XII-1882), su pos­te­rior expan­sión y con­so­li­da­ción (1882–1986), un ter­cer período aso­ciado a las medi­das de regu­la­ción plan­tea­das desde la Unión Euro­pea y la poten­cia­ción del rega­dío (1987–1999), para con­cluir en la fase actual de moder­ni­za­ción y post­pro­duc­ti­vismo (1999 hasta hoy) carac­te­ri­zada por la diver­si­fi­ca­ción pro­duc­tiva y la bús­queda de pro­duc­tos de cali­dad, los pro­gra­mas de recon­ver­sión y rees­truc­tu­ra­ción varie­tal, así como el arran­que sub­ven­cio­nado del viñedo tra­di­cio­nal (en vaso) para cul­ti­varlo, ahora, en espaldera.

Alberga un impor­tante patri­mo­nio agra­rio “con­for­mado por el con­junto de bie­nes natu­ra­les y cul­tu­ra­les, mate­ria­les e inma­te­ria­les, gene­ra­dos o apro­ve­cha­dos por la acti­vi­dad agra­ria a lo largo de la his­to­ria”, siguiendo la defi­ni­ción de La Carta de Baeza (2012). Nos refe­ri­mos, en pri­mer lugar, a los ele­men­tos tan­gi­bles bie­nes mue­bles (uten­si­lios, ape­ros,…) como las pren­sas, tina­jas, atro­jes, pisa­do­ras y estru­ja­do­ras; ele­men­tos vin­cu­la­dos con el trans­porte (carros y ani­ma­les de tiro) como gale­ras y mulas; docu­men­tos y obje­tos biblio­grá­fi­cos que rela­cio­nan viñedo y lite­ra­tura (Don Qui­jote de La Man­cha,…) sin olvi­dar la lite­ra­tura de via­jes o las obras pic­tó­ri­cas que refle­jan el pai­saje de la viña con artis­tas como Gre­go­rio Prieto. Bie­nes Inmue­bles entre los que dis­tin­gui­mos, pri­mero, los sin­gu­la­res, que se iden­ti­fi­can con cons­truc­cio­nes como bom­bos, quin­te­rías, cho­zos, bode­gas y alcoho­le­ras, junto con los linea­les que se con­cre­tan en el pro­pio pai­saje del vino (cul­tivo) en su con­di­ción de bien patri­mo­nial; los asen­ta­mien­tos de pobla­ción, que en este caso pre­sen­tan una mar­cada dis­per­sión; y los cami­nos y vías pecua­rias como las caña­das (Soriana y Sego­viana), cor­de­les, vere­das y coladas.

Bombo en el viñedo de Tomelloso (Ciudad Real).

Bombo en el viñedo de Tome­lloso (Ciu­dad Real).

El patri­mo­nio agra­rio intan­gi­ble incluye aque­llos ele­men­tos rela­cio­na­dos con la lin­güís­tica a tra­vés de tér­mi­nos sin­gu­la­res aso­cia­dos a la cul­tura del vino como “viñuedo” (arbusto de la vid en estado sil­ves­tre); el refra­nero popu­lar (“Las viñas en manos extra­ñas: grama, broza y tela­ra­ñas”,…). Las creen­cias, ritua­les y actos fes­ti­vos, como la Rome­ría de la Vir­gen de las Viñas en Tome­lloso o la Fiesta de la Ven­di­mia y de la Poe­sía de Val­de­pe­ñas. Los sabe­res, ofi­cios y tra­di­cio­nes entre los que des­taca la pro­pia ven­di­mia y sus ritua­les. La arte­sa­nía repre­sen­tada con la forja y la cuchi­lle­ría, el tra­bajo del mim­bre y el esparto (ces­tos, este­ras, capa­chos) y el tra­bajo de la piel (botas de vino). Y final­mente, en rela­ción con la gas­tro­no­mía en la que el vino tiene la fun­ción de acom­pa­ña­miento, des­ta­can las gachas, migas, pisto man­chego, pipi­rrana, due­los y que­bran­tos, cal­de­reta o tiznao.

Por último, aña­di­mos un patri­mo­nio natu­ral y gené­tico a par­tir de unas carac­te­rís­ti­cas físi­cas del terri­to­rio aso­cia­das a lla­nu­ras y pla­ni­cies, una alti­tud media por encima de los 650 metros, una cli­ma­to­lo­gía extre­mada de vera­nos muy calu­ro­sos e invier­nos fríos, una plu­vio­me­tría escasa que no suele superar los 400 mm anua­les, sue­los arci­llo­sos, un ele­vado número de horas de sol al año, y un aporte gené­tico varie­tal que se con­creta en la uva cen­ci­bel o tem­pra­ni­llo para los tin­tos, aun­que tam­bién encon­tra­mos otras (bobal, caber­net sau­vig­non, gar­na­cha, monas­trell,…); y en la uva airén para los blan­cos, que se com­ple­tan tam­bién con otras (albi­llo, char­don­nay, maca­beo, mal­var, persevera,…).

Con­si­de­ra­mos que el viñedo en Castilla-La Man­cha debe ser reco­no­cido como patri­mo­nio y con­forma un pai­saje cul­tu­ral como obra con­junta del hom­bre y de la natu­ra­leza, que expresa una larga e íntima rela­ción entre las per­so­nas y su entorno en el sen­tido que lo define la UNESCO. Un “pai­saje evo­lu­tivo vivo” que como tal debe­ría estar protegido.

Para mayor información:

CAÑIZARES RUÍZ, María del Car­men y RUÍZ PULPÓN, Ángel Raúl. Evo­lu­ción del Pai­saje del Viñedo en Castilla-La Man­cha y reva­lo­ri­za­ción del patri­mo­nio agra­rio en el con­texto de la moder­ni­za­ción. Scripta Nova. Revista Elec­tró­nica de Geo­gra­fía y Cien­cias Socia­les. Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lona. Vol. XVIII, núm. 498, 20 de diciem­bre de 2014. <http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-498.htm>.

María del Car­men Cañi­za­res Ruíz es Pro­fe­sora Titu­lar de Geo­gra­fía Humana en el Depar­ta­mento de Geo­gra­fía y Orde­na­ción del Terri­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Castilla-La Man­cha (España).

Ficha biblio­grá­fica:

CAÑIZARES RUÍZ, María del Car­men. El viñedo como patri­mo­nio en Castilla-La Man­cha (España). Geo­cri­tiQ. 1 de diciem­bre de 2017, nº 352. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/12/el-vinedo-como-patrimonio-en-castilla-la-mancha-espana>

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>