¿Qué pasa tras la modernización de regadíos? Un balance en la Comunidad Valenciana (España)

Los rega­díos valen­cia­nos han afron­tado en las tres últi­mas déca­das un cam­bio tec­no­ló­gico sin pre­ce­den­tes. Pro­ba­ble­mente desde la época islá­mica no hemos asis­tido a nin­gún pro­ceso de inno­va­ción tan sig­ni­fi­ca­tivo por sus impli­ca­cio­nes en las prác­ti­cas de riego. En cuanto a su impacto terri­to­rial, la difu­sión de las tec­no­lo­gías de riego loca­li­zado es sólo com­pa­ra­ble al que tuvie­ron, a lo largo del siglo XX, la gene­ra­li­za­ción de las bom­bas a motor. Este pro­ceso de cam­bio tec­no­ló­gico arrancó tími­da­mente durante la década de 1980 impul­sado por la ini­cia­tiva pri­vada en los rega­díos más diná­mi­cos de la región. Pero el pro­ceso expan­sivo se ace­leró a par­tir de 1994, mer­ced al com­pro­miso finan­ciero de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas. Éstas han hecho posi­ble que más de la mitad de las tie­rras rega­das de la región cuen­ten hoy día con sis­te­mas de riego presurizado.

20170066_Figura 1

El com­pro­miso público no ha con­tado con un aná­li­sis pre­li­mi­nar que per­mi­tiera a las admi­nis­tra­cio­nes –y tam­bién a los usua­rios– ser más selec­ti­vos en sus inver­sio­nes y con­tro­lar la efi­cien­cia del esfuerzo finan­ciero en tér­mi­nos de cum­pli­miento de obje­ti­vos. Buena parte del apoyo finan­ciero se prestó sin la exis­ten­cia de sufi­cien­tes estu­dios pre­vios o audi­to­rías que valo­ra­ran, para cada caso, los aho­rros esti­ma­dos en con­sumo de agua y ener­gía, por lo que junto a expe­rien­cias muy exi­to­sas pode­mos encon­trar otros casos donde la ren­ta­bi­li­dad de la inver­sión es cuanto menos dudosa. Hoy día no cono­ce­mos si exis­tie­ron cri­te­rios téc­ni­cos que prio­ri­za­ron las sub­ven­cio­nes para las inver­sio­nes más nece­sa­rias y, en cual­quier caso, si los hubo, debe­rían haberse hecho públi­cos. Este hecho es par­ti­cu­lar­mente rele­vante cuando han exis­tido impor­tan­tes dife­ren­cias en las sub­ven­cio­nes otor­ga­das a dife­ren­tes enti­da­des de riego, que debe­rían haber estado liga­das a cri­te­rios obje­ti­vos de bene­fi­cio o aho­rro espe­rado. Tam­bién hay que lamen­tar que la admi­nis­tra­ción no fuera más allá de una polí­tica clien­te­lar de con­ce­sión de ayu­das públi­cas, y no tra­tara de fomen­tar los pro­ce­sos de fusión de enti­da­des y racio­na­li­za­ción de las redes de riego, que hubiera redun­dado en mayo­res nive­les de aho­rro y en una con­si­de­ra­ble reduc­ción de los cos­tes de gestión.

Por lo que res­pecta al aho­rro de recur­sos hídri­cos, y a escala de comu­ni­da­des de regan­tes, existe una cierta una­ni­mi­dad en los casos de estu­dio que hemos con­si­de­rado, y en muchos casos se han alcan­zado aho­rros en alta impor­tan­tes, como los regis­tra­dos en la citri­cul­tura de la pro­vin­cia de Cas­te­llón. La orien­ta­ción pro­duc­tiva de los rega­díos valen­cia­nos faci­lita que la implan­ta­ción del riego loca­li­zado no genere los incre­men­tos en el con­sumo obser­va­dos en otros ámbi­tos por un pos­te­rior cam­bio de cul­tivo. Otra cosa es el des­tino que con pos­te­rio­ri­dad ten­gan los recur­sos aho­rra­dos y que final­mente se gene­ren aho­rros a escala de cuenca, ya que la incor­po­ra­ción del riego loca­li­zado tam­bién genera una reduc­ción o desa­pa­ri­ción de los sobran­tes o retor­nos de riego que fre­cuen­te­mente ali­men­tan otros sis­te­mas de riego o eco­sis­te­mas adya­cen­tes. Por el momento, la única mejora obser­vada es la reduc­ción de las extrac­cio­nes de aguas sub­te­rrá­neas, que en algu­nos casos ha redun­dado en una recu­pe­ra­ción de los acuíferos.

20170066_Figura 2

El aho­rro ener­gé­tico es por el con­tra­rio, muy limi­tado, cuando no se ha gene­rado un incre­mento de los cos­tes del riego. Por lo gene­ral se observa un aumento de los cos­tes ener­gé­ti­cos que sólo en algu­nas enti­da­des abas­te­ci­das por aguas sub­te­rrá­neas ha podido ser com­pen­sado por las reduc­cio­nes de las extrac­cio­nes de agua. Sin embargo, en zonas de aguas super­fi­cia­les los resul­ta­dos sue­len ser bas­tante nega­ti­vos, por lo que parece des­acon­se­ja­ble man­te­ner estas polí­ti­cas de pro­mo­ción sobre los rega­díos tra­di­cio­na­les, salvo en casos excep­cio­na­les en los que, como sucede en la Ace­quia Real del Júcar (Valen­cia), la pre­su­ri­za­ción se con­si­gue por gravedad.

Son pre­ci­sa­mente los rega­díos tra­di­cio­na­les de aguas super­fi­cia­les donde hoy día se con­serva la mayor pro­por­ción de tie­rras con riego por gra­ve­dad, y sobre las que la admi­nis­tra­ción pla­nea actuar en los pró­xi­mos años. Se trata de comu­ni­da­des en las que muy recien­te­mente se viene obser­vando un pro­ceso de aban­dono de explo­ta­cio­nes y una falta de relevo gene­ra­cio­nal, que  puede las­trar la amor­ti­za­ción de las inver­sio­nes. Ade­más exis­ten valo­res patri­mo­nia­les y ambien­ta­les en estos sis­te­mas que deben ser pre­ser­va­dos. Por ello, en el futuro, más que una polí­tica indis­cri­mi­nada de pro­mo­ción del cam­bio tec­no­ló­gico, se hace nece­sa­ria la apli­ca­ción de medi­das pre­vias de eva­lua­ción y aná­li­sis de los sis­te­mas de riego, des­ti­na­das tanto a deter­mi­nar las capa­ci­da­des de aho­rro del recurso, como las afec­cio­nes sobre el con­sumo ener­gé­tico, los eco­sis­te­mas adya­cen­tes y la via­bi­li­dad eco­nó­mica de las inversiones.

Para mayor información:

SANCHIS-IBOR, C., GARCÍA-MOLLÁ, M., AVELLÀ-REUS, L.  Las polí­ti­cas de implan­ta­ción del riego loca­li­zado. Efec­tos en las enti­da­des de riego de la Comu­ni­dad Valen­ciana, Bole­tín de la Aso­cia­ción de Geó­gra­fos Espa­ño­les, 2016, 72: 9–36. <http://www.age-geografia.es/ojs/index.php/bage/article/viewFile/2330/2194>.

Car­les San­chis Ibor es inves­ti­ga­dor del Cen­tro Valen­ciano de Estu­dios del Riego de la Uni­ver­si­tat Poli­tèc­nica de València.

Ficha biblio­grá­fica:

SANCHIS-IBOR, Car­les. ¿Qué pasa tras la moder­ni­za­ción de rega­díos? Un balance en la Comu­ni­dad Valen­ciana (España). Geo­cri­tiQ. 25 de octu­bre de 2017, nº 343. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/10/que-pasa-tras-la-modernizacion-de-regadios-un-balance-en-la-comunidad-valenciana-espana>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>