La vulnerabilidad laboral endémica de la población joven española

La juven­tud espa­ñola se ubica en un entorno de pro­gre­siva pre­ca­rie­dad eco­nó­mica como con­se­cuen­cia del dete­rioro del mer­cado de tra­bajo. Desde el año 2008 el des­em­pleo juve­nil ha ido aumen­tando hasta alcan­zar nive­les inquie­tan­tes en el pre­sente. En este sen­tido, el efecto de la cri­sis es evi­dente; sin embargo, mayo­res tasas de paro, mayor tem­po­ra­li­dad (y empleo a tiempo par­cial) y meno­res sala­rios res­pecto al con­junto de la pobla­ción, exis­tían antes de la rece­sión eco­nó­mica. Por ello, es posi­ble sos­te­ner que la mayor vul­ne­ra­bi­li­dad en el des­em­pleo y las ines­ta­bles con­di­cio­nes labo­ra­les del colec­tivo juve­nil son hechos estruc­tu­ra­les de nues­tro mer­cado de tra­bajo y que la cri­sis no ha hecho más que agravar.

El dete­rioro de la situa­ción labo­ral de los jóve­nes en España viene pre­ce­dido por una reduc­ción del con­tin­gente juve­nil en tér­mi­nos demo­grá­fi­cos con evi­dente impacto en el mer­cado labo­ral, tanto en la pobla­ción que está en edad de tra­ba­jar como en la pobla­ción activa y ocu­pada. La Encuesta de la Pobla­ción Activa mues­tra  que, mien­tras el con­junto de la pobla­ción en edad de tra­ba­jar aumenta en España cerca de 8 millo­nes desde comien­zos de la década de los noventa del siglo XX hasta el 2014, la pobla­ción joven dis­mi­nuye, lo que supone un des­censo sos­te­nido (e inde­pen­diente de los con­tex­tos eco­nó­mi­cos) del por­cen­taje de jóve­nes res­pecto a la pobla­ción total en edad de tra­ba­jar. Caída refle­jada a su vez, según la EPA 2015, en el des­censo de la acti­vi­dad juve­nil y en un intenso retro­ceso del peso rela­tivo de este colec­tivo res­pecto al total de la pobla­ción ocupada.

Ahora bien, uno de los aspec­tos defi­ni­to­rios de la fra­gi­li­dad de nues­tros jóve­nes es la pre­ca­rie­dad estruc­tu­ral aso­ciada, por un lado, a la mayor inci­den­cia de la tem­po­ra­li­dad y de empleos a tiempo par­cial, y por otro, al menor poder adqui­si­tivo como con­se­cuen­cia del menor sala­rio per­ci­bido por el tra­bajo desem­pe­ñado. En la pri­mera figura se puede obser­var la evo­lu­ción y estado actual de la tem­po­ra­li­dad con­fir­mán­dose la mayor con­cen­tra­ción de asa­la­ria­dos con con­tra­tos tem­po­ra­les en los jóve­nes en com­pa­ra­ción con la pobla­ción total asa­la­riada. Dife­ren­cia que se man­tiene desde 2006 hasta 2015, y que no hace sino aumen­tar a par­tir de 2010. Fenó­meno que no es con­se­cuen­cia de la actual cri­sis, pues una mayor tem­po­ra­li­dad labo­ral de la pobla­ción joven res­pecto al con­junto de la pobla­ción ya exis­tía antes de la recesión.

Evolución total de asalariados y asalariados jóvenes con contratos temporales y contratos tiempo parcial (% del total de contratos) según sexo, España.

Evo­lu­ción total de asa­la­ria­dos y asa­la­ria­dos jóve­nes con con­tra­tos tem­po­ra­les y con­tra­tos tiempo par­cial (% del total de con­tra­tos) según sexo, España.

 Tal y como se ha dicho, esta pre­ca­rie­dad endé­mica tam­bién res­ponde a un menor poder adqui­si­tivo como con­se­cuen­cia del menor sala­rio medio per­ci­bido por el tra­bajo rea­li­zado. De nuevo, las series esta­dís­ti­cas de la EPA reve­lan que el sala­rio medio anual de los jóve­nes se sitúa muy por debajo del sala­rio total de la pobla­ción asa­la­riada. La dis­pa­ri­dad sala­rial se hace más patente en el año 2012, como efecto pre­ci­sa­mente del des­censo de los sala­rios medios de la pobla­ción joven espa­ñola. Así, mien­tras que el sala­rio de todos los ocu­pa­dos se man­tiene esta­ble e incluso aumenta, el del colec­tivo juve­nil des­ciende, espe­cial­mente a par­tir de 2010, entre otras cau­sas, por­que aumenta el tra­bajo a tiempo par­cial entre los jóve­nes. Pero de nuevo, su menor nivel de ingre­sos res­pecto a la pobla­ción total no es una reali­dad reciente; más bien se trata de un hecho estruc­tu­ral que se deriva de la natu­ra­leza del mer­cado laboral.

La pre­sente apro­xi­ma­ción gene­ral puede com­ple­tarse si aten­de­mos a lo suce­dido con el des­em­pleo juve­nil. Puede que el pro­blema de las ele­va­das tasas de paro de la pobla­ción joven espa­ñola en nues­tro país  sea endé­mico y que esté ligado a los pro­ble­mas de des­ajuste entre oferta y demanda de mano de obra  que la eco­no­mía espa­ñola arras­tra desde hace déca­das, no obs­tante, la rela­ción entre paro juve­nil y el des­em­pleo del con­junto de la pobla­ción activa ha empeo­rado desde  el año 2008 en ade­lante. En la figura 2 se apre­cia un claro efecto de la cri­sis en la des­truc­ción del empleo, aun­que ésta no ha sido homo­gé­nea para todos los gru­pos edad, siendo espe­cial­mente viru­lenta para las cohor­tes más jóve­nes. La tasa de paro juve­nil es mayor a medida que dis­mi­nuye la edad y vice­versa, meno­res tasas de des­em­pleo cuanto mayor es el joven.

Evolución de la tasa de paro juvenil por grupos de edad, España.

Evo­lu­ción de la tasa de paro juve­nil por gru­pos de edad, España.

En defi­ni­tiva, la espe­ci­fi­ci­dad labo­ral del colec­tivo juve­nil en España res­ponde a una doble pers­pec­tiva ana­lí­tica. Por una parte, se ana­liza una situa­ción estruc­tu­ral de pre­ca­ri­za­ción del mer­cado de tra­bajo, reco­no­ciendo, por otra, la gra­ve­dad de una com­pleja coyun­tura como es la pro­vo­cada por la rece­sión eco­nó­mica, con espe­cial reper­cu­sión  nega­tiva en las con­di­cio­nes labo­ra­les de las cohor­tes más jóve­nes de la pobla­ción. En la actua­li­dad, el colec­tivo juve­nil pre­senta un con­junto de carac­te­rís­ti­cas dife­ren­cia­les  que les posi­ciona en des­ven­taja com­pa­ra­tiva y les ubica en una con­di­ción endé­mica, la de la juven­tud: mayo­res tasas de paro, mayo­res tasas de tem­po­ra­li­dad en sus con­tra­tos y meno­res sala­rios res­pecto a la pobla­ción total. Una mayor vul­ne­ra­bi­li­dad, espe­cial­mente alar­mante en los jóve­nes meno­res de 24 años, que se observa desde inicios de la serie estu­diada y que no hace sino acre­cen­tarse en res­puesta a la cri­sis eco­nó­mica ini­ciada en 2008.

Para mayor información:

ECHAVES, Anto­nio y ECHAVES, Car­los. Jóve­nes aún más pre­ca­rios: cri­sis eco­nó­mica y desigual­dad labo­ral en España. Cua­der­nos de Inves­ti­ga­ción en Juven­tud, 2017, n º 2, p. 1–19.

Car­los Echa­ves Gar­cía es Doc­to­rando en Socio­lo­gía e Inves­ti­ga­dor FPI en el Ins­ti­tuto de Eco­no­mía, Geo­gra­fía y Demo­gra­fía del CSIC.

Ficha biblio­grá­fica:

ECHAVES, Car­los. La vul­ne­ra­bi­li­dad labo­ral endé­mica de la pobla­ción joven espa­ñola. Geo­cri­tiQ. 15 de abril de 2017, nº 308. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/05/la-vulnerabilidad-laboral-endemica-de-la-poblacion-espanola>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>