La transformación de los barrios industriales tradicionales: necesidad, negocio y falsa nostalgia

Obser­var la evo­lu­ción de la estruc­tura y la mor­fo­lo­gía de las ciu­da­des medias que se indus­tria­li­za­ron hace más de un siglo, obliga, casi sin que­rer, a fijar la aten­ción en la trans­for­ma­ción pro­funda de los vie­jos barrios indus­tria­les, que pasan de la ebu­lli­ción humana y fabril al aban­dono, la degra­da­ción, e incluso la ruina. Tras un pro­ceso más o menos largo de desin­dus­tria­li­za­ción y pér­dida de iden­ti­dad, la mayor ven­taja de estos barrios radica en su posi­ción en la trama de la ciu­dad, que pasa de mar­gi­nal o extra­ur­bana a cen­tral y estra­té­gica, un fenó­meno que los agen­tes públi­cos apro­ve­chan para eje­cu­tar inter­ven­cio­nes urba­nís­ti­cas drás­ti­cas. En el fondo, se actúa con un pro­pó­sito no decla­rado: sus­ti­tuir el modelo de ciu­dad indus­trial here­dado por otro basado en la gen­tri­fi­ca­ción, la oferta de suelo resi­den­cial de cali­dad y la con­cen­tra­ción de acti­vi­da­des de nueva eco­no­mía urbana (expo­si­cio­nes y con­gre­sos, hote­les, cen­tros comer­cia­les, museos…) que se alo­jan en con­te­ne­do­res cuya esté­tica, de reha­bi­li­ta­ción o de nueva edi­fi­ca­ción, res­ponde a una estra­te­gia de mar­ke­ting urbano.

Aun­que en apa­rien­cia se res­peta el legado de la indus­tria­li­za­ción his­tó­rica cuando exis­ten fábri­cas, esta­cio­nes de tren o alma­ce­nes con algún tipo de pro­tec­ción (nivel del dis­curso polí­tico, adap­tado a la cre­ciente sen­si­bi­li­dad social hacia el patri­mo­nio indus­trial y los pai­sa­jes urba­nos here­da­dos), la reali­dad del pla­nea­miento urbano y de las inter­ven­cio­nes urba­nís­ti­cas en estos barrios tras­lu­cen la con­cu­rren­cia de intere­ses públi­cos y pri­va­dos para trans­for­mar, con la lógica del mer­cado, un sec­tor tra­di­cio­nal de la ciu­dad en un barrio nuevo, atrac­tivo y de van­guar­dia, adap­tado a las exi­gen­cias de la glo­ba­li­za­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad urbana: la ciu­dad como nego­cio. Se puede afir­mar que el espa­cio de vida y tra­bajo de los obre­ros indus­tria­les y ferro­via­rios se acon­di­ciona ahora para una clase aco­mo­dada y exi­gente en tér­mi­nos de cali­dad urbana.

Esta polí­tica urbana tiene diver­sos fren­tes con­ver­gen­tes: uno, gene­rar espa­cios resi­den­cia­les de cali­dad ocu­pando los terre­nos libe­ra­dos por las indus­trias obso­le­tas que des­a­pa­re­cen y las infra­es­truc­tu­ras ferro­via­rias des­fa­sa­das; dos, dotar a la ciu­dad de equi­pa­mien­tos ter­cia­rios que pro­yec­ten una ima­gen de moder­ni­dad que se aso­cia a vis­to­sos edi­fi­cios con diseño de van­guar­dia y/o a la alta velo­ci­dad ferro­via­ria y los espa­cios inter­mo­da­les; y tres, impul­sar fun­cio­nes que cua­li­fi­can y mejo­ran la com­pe­ti­ti­vi­dad en un entorno metro­po­li­tano que supone un desa­fío per­ma­nente  y que obliga a ser crea­ti­vos a los pro­mo­to­res urba­nos, con pro­pues­tas que van desde museos sin­gu­la­res y edi­fi­cios para gran­des con­gre­sos hasta audi­to­rios y recin­tos feriales.

La vieja fábrica de azúcar Santa Elvira de León está siendo adaptada a usos de palacio de congresos en un contexto de transformación radical del barrio ferroviario en el que se localiza.

La vieja fábrica de azú­car Santa Elvira de León está siendo adap­tada a usos de pala­cio de con­gre­sos en un con­texto de trans­for­ma­ción radi­cal del barrio ferro­via­rio en el que se localiza.

Entre los obje­ti­vos que ani­man la reno­va­ción de los barrios indus­tria­les hay que des­ta­car el turismo urbano, una fun­ción emer­gente que viene a reem­pla­zar, en parte, a la indus­tria deci­mo­nó­nica en tér­mi­nos de opor­tu­ni­dad. Se trata de un fenó­meno rele­vante desde el punto de vista de la geo­gra­fía urbana y que tiene efec­tos posi­ti­vos para el con­junto de la ciu­dad, pues difunde hacia espa­cios mar­gi­na­les y des­aten­di­dos accio­nes de mejora urbana (mejo­ras de tipo dota­cio­nal, ambien­tal, de movi­li­dad y acce­si­bi­li­dad…), a la vez que libera de pre­sión a las áreas cen­tra­les con­so­li­da­das, satu­ra­das y sin lugar para la expan­sión de usos alter­na­ti­vos, ni con­di­cio­nes para asu­mir nue­vas fun­cio­nes. En rela­ción con esto, son nume­ro­sos los ejem­plos de fábri­cas reha­bi­li­ta­das para usos acor­des con el turismo y la cap­ta­ción de todo tipo de visi­tan­tes, una acción que se pro­yecta desde la esfera ofi­cial como expo­nente del res­peto por la heren­cia indus­trial y sus señas de iden­ti­dad, aun­que en la mayo­ría de los casos no se sal­va­guarda la esen­cia ni la memo­ria que dichas fábri­cas repre­sen­tan. Es lo que pode­mos lla­mar el falso dis­curso de la patrimonialización.

En con­clu­sión, las ciu­da­des medias que tuvie­ron en el ferro­ca­rril y en la indus­tria tra­di­cio­nal su opor­tu­ni­dad para cre­cer y con­so­li­darse como un cen­tro de acti­vi­da­des diná­mico y orga­ni­za­dor de un terri­to­rio de escala supra­ur­bana, según el patrón clá­sico del indus­tria­lismo, encuen­tran hoy en los recur­sos libe­ra­dos por la desin­dus­tria­li­za­ción una opor­tu­ni­dad para rege­ne­rar la trama urbana, mejo­rar la cone­xión entre barrios, diver­si­fi­car fun­cio­nes y adqui­rir una ima­gen de ciu­dad moderna y com­pe­ti­tiva. Un pro­ceso no exento de luces y som­bras (la espe­cu­la­ción y el nego­cio impi­den que real­mente se logre un modelo de ciu­dad que supere los las­tres del pasado) y que exige una gober­nanza honesta y res­pe­tuosa con el inte­rés gene­ral de los ciu­da­da­nos, bus­cando el equi­li­brio entre la nece­sa­ria trans­for­ma­ción a la que toda ciu­dad está some­tida, y los intere­ses de los agen­tes que pro­ta­go­ni­zan los cam­bios: bien por­que son res­pon­sa­bles de la pla­ni­fi­ca­ción urbana, bien por­que invier­ten recur­sos finan­cie­ros, públi­cos o pri­va­dos, que apo­yan las nue­vas fun­cio­nes de la ciudad.

Para mayor información:

BENITO DEL POZO, Paz; DIEZ VIZCAÍNO, Fran­cisco. Estra­te­gias de reno­va­ción de barrios indus­tria­les en ciu­da­des medias espa­ño­las. La expe­rien­cia de León. Scripta Nova. Revista Elec­tró­nica de Geo­gra­fía y Cien­cias Socia­les. [En línea]. Bar­ce­lona: Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lona, 15 de marzo de 2017, vol. XXI, nº 560 [ISSN: 1138–9788].

 

Paz Benito del Pozo es pro­fe­sora titu­lar de Geo­gra­fía Humana en la Uni­ver­si­dad de León (España) y direc­tora del Grupo de Inves­ti­ga­ción INVESTER.

 

Ficha biblio­grá­fica:

BENITO DEL POZO, Paz. La trans­for­ma­ción de los barrios indus­tria­les tra­di­cio­na­les: nece­si­dad, nego­cio y falsa nos­tal­gia. Geo­cri­tiQ. 1 de mayo de 2017, nº 305. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/05/la-transformacion-de-los-barrios-industriales-tradicionales-necesidad-negocio-y-falsa-nosalgia>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>