La modernización del catastro en España (1980–1992)

Los pri­me­ros pasos para esta­ble­cer en España un catas­tro moderno se ini­cia­ron a media­dos del siglo XIX a la vez que en la mayo­ría de los paí­ses euro­peos. Pero, aun­que parezca increí­ble, en los albo­res de la actual etapa demo­crá­tica toda­vía España no tenía un catas­tro equi­pa­ra­ble al de los paí­ses desa­rro­lla­dos de nues­tro entorno. El pro­blema de fondo para su ela­bo­ra­ción ha sido siem­pre la falta de apoyo polí­tico al pro­yecto de su crea­ción y pos­te­rior moder­ni­za­ción; la con­for­ma­ción del catas­tro ha sido impul­sada sólo en los cor­tos perío­dos de gobier­nos libe­ra­les y pro­gre­sis­tas, mien­tras que que­daba prác­ti­ca­mente para­li­zada en las mucho más lar­gas eta­pas de gobier­nos conservadores.

En 1978 el catas­tro espa­ñol era exten­sivo y gene­ra­li­zado pero muy ele­men­tal y míni­ma­mente meca­ni­zado. Care­cía de una orga­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal efi­caz, de armo­ni­za­ción y estan­da­ri­za­ción de sus pro­ce­di­mien­tos, de una docu­men­ta­ción homo­gé­nea y de medios huma­nos y téc­ni­cos sufi­cien­tes, no pudiendo ges­tio­nar efi­caz­mente la gran can­ti­dad de infor­ma­ción que con­te­nía. Su pro­ducto era, en lo esen­cial, unas lis­tas cobra­to­rias sim­ple­mente meca­ni­za­das y una car­to­gra­fía rudimentaria.

Entre 1980 y 1992 el catas­tro expe­ri­mentó un pro­fundo cam­bio que le llevó a con­ver­tirse en un catas­tro moderno. Un pri­mer paso se dio en 1980 con la crea­ción de los Con­sor­cios para la Ges­tión e Ins­pec­ción de las Con­tri­bu­cio­nes Terri­to­ria­les, orga­nis­mos con fuerte carác­ter des­cen­tra­li­za­dor y un cierto talante empre­sa­rial; enton­ces se inició un pro­ceso de reno­va­ción y actua­li­za­ción de toda la infor­ma­ción y se sub­sa­na­ron algu­nas de las caren­cias anteriores.

Pero es en 1987 cuando el gobierno socia­lista hizo una fuerte apuesta polí­tica por la reno­va­ción del catas­tro con un pro­yecto glo­bal e inte­gra­dor y la dota­ción de medios nece­sa­rios. Se tra­taba de con­se­guir un cono­ci­miento exacto y veraz de la riqueza inmo­bi­lia­ria del país y con ello, una tri­bu­ta­ción más justa y equi­li­brada y una mayor recau­da­ción municipal.

Sobre el viejo edi­fi­cio catas­tral, hubo que cons­truirlo todo. Se puso en mar­cha la Ley Regu­la­dora de las Hacien­das Loca­les y se creó el Cen­tro de Ges­tión Catas­tral y Coope­ra­ción Tri­bu­ta­ria, orga­nismo cen­tra­li­zado pero con fuerte implan­ta­ción terri­to­rial y con fle­xi­bi­li­dad sufi­ciente para rela­cio­narse ágil­mente con los muni­ci­pios. Se le dotó, de manera sos­te­nida en el tiempo, de abun­dan­tes medios téc­ni­cos, eco­nó­mi­cos y huma­nos, se reno­va­ron sus direc­ti­vos, se mul­ti­pli­ca­ron sus pre­su­pues­tos y la plan­ti­lla de per­so­nal cre­ció sus­tan­ti­va­mente. Esto per­mi­tió pro­se­guir las revi­sio­nes catas­tra­les ya ini­cia­das y poner en mar­cha pro­yec­tos inno­va­do­res que revo­lu­cio­na­ron por com­pleto la arcaica y vetusta ins­ti­tu­ción catastral.

Cartografía Catastral. Provincia de Valencia, Municipio de Valencia, Parcela Catastral: 023505YJ2762C Coordenadas U.T.M. Huso: 30 ETRS89, Escala 1:1,000

Car­to­gra­fía Catas­tral. Pro­vin­cia de Valen­cia, Muni­ci­pio de Valen­cia, Par­cela Catas­tral: 023505YJ2762C Coor­de­na­das U.T.M. Huso: 30 ETRS89, Escala 1:1,000

En este gran cam­bio fue deci­sivo el impor­tante pro­yecto infor­má­tico desa­rro­llado que per­mi­tió por vez pri­mera dis­po­ner de las herra­mien­tas pre­ci­sas para ela­bo­rar desde den­tro del pro­pio orga­nismo la ges­tión y el man­te­ni­miento del catas­tro cons­tru­yendo así un sis­tema infor­ma­ti­zado nacio­nal. Cuando se inició el pro­yecto el catas­tro no dis­po­nía de infor­má­tica pro­pia, y depen­día de la del Minis­te­rio de Hacienda y de empre­sas exter­nas pri­va­das, pasán­dose en 1989 a un sis­tema de infor­ma­ción catas­tral pro­pio que exi­gió aumen­tar y for­mar per­so­nal espe­cia­li­zado, adqui­rir equi­pos infor­má­ti­cos y ampliar­los a medida que el pro­yecto iba cre­ciendo, crear y mejo­rar apli­ca­cio­nes, gene­rar bases de datos alfa­nu­mé­ri­cas y poner en mar­cha las bases de datos gráficas.

En 1990 del pro­yecto ini­cial­mente dise­ñado se pasó a otro mucho más com­plejo e inte­gra­dor de crea­ción y desa­rro­llo de un sis­tema de infor­ma­ción de bases de datos catas­tra­les car­to­grá­fi­cas y alfa­nu­mé­ri­cas inter­re­la­cio­na­das entre sí e inte­gra­das en un sis­tema único, el Sis­tema de Infor­ma­ción Geo­grá­fica Catas­tral, SIGCA. Con él España pasó a dis­po­ner de un sis­tema de infor­ma­ción terri­to­rial de los bie­nes inmue­bles que per­dura hoy mejo­rado, reno­vado y ampliado.

En 1993 se creó la base de datos catas­tral con carác­ter nacio­nal, que vino a sub­sa­nar el pro­blema de dis­per­sión de sus bases de datos dis­tri­bui­das hasta enton­ces en los 65 cen­tros regio­na­les del catas­tro, lo que pro­vo­caba una con­ti­nua divi­sión de su infor­ma­ción y una difi­cul­tad a la hora de obte­ner resul­ta­dos agre­ga­dos. A ello se unió la fina­li­za­ción del plan de infor­ma­ti­za­ción de la car­to­gra­fía catas­tral per­mi­tiendo así con­se­guir al fin un catas­tro como sis­tema de infor­ma­ción inte­grado para el soporte de la admi­nis­tra­ción del terri­to­rio a dis­po­si­ción de las admi­nis­tra­cio­nes y de los ciudadanos.

El cam­bio defi­ni­tivo a un catas­tro moderno se pro­dujo sin duda en España entre 1987 y 1992 y fue la con­se­cuen­cia de una deci­sión polí­tica en el marco de un pro­ceso gene­ral de moder­ni­za­ción del país. Desde enton­ces a nues­tros días se han con­ti­nuado los avan­ces mejo­rando y ampliando las capa­ci­da­des de cone­xión y comu­ni­ca­ción con ter­ce­ros, dando acceso gene­ral a gran parte de la infor­ma­ción catas­tral. Esta es hoy una de las bases de datos nacio­na­les de más indu­da­ble uti­li­dad y por ello una de las más con­sul­ta­das por los téc­ni­cos rela­cio­na­dos con el sec­tor inmo­bi­lia­rio y patri­mo­nial y por los ciudadanos.

Para mayor información: 

LLOMBART BOSCH, María José. La moder­ni­za­ción del Catas­tro en España y su pro­ceso de infor­ma­ti­za­ción, 1980–1992. Biblio 3W. Revista Biblio­grá­fica de Geo­gra­fía y Cien­cias Socia­les. [En línea]. Bar­ce­lona: Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lona, 25 de enero de 2017, Vol. XXII, nº 1.188. <http://www.ub.es/geocrit/b3w-1188.pdf>. [ISSN 1138–9796].

María José Llom­bart Bosch es eco­no­mista y fun­cio­na­ria per­te­ne­ciente al Cuerpo Supe­rior de Admi­nis­tra­do­res Civi­les del Estado y fue Direc­tora Gene­ral del Catas­tro del Minis­te­rio de Hacienda entre 1989 y 1996.

Ficha biblio­grá­fica:

LLOMBART BOSCH, María José. La moder­ni­za­ción del catas­tro en España (1980–1992). Geo­cri­tiQ. 25 de marzo de 2017, nº 295. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/03/la-modernizacion-de-catastro-en-espana-1980–1992>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>