Pequeñas poblaciones en la frontera norte de México

Todos pode­mos decir algo sobre las ciu­da­des. Y, aun­que no sea­mos espe­cia­lis­tas, sabe­mos cuando esta­mos en una, y tam­bién sabe­mos hablar de sus vicios y vir­tu­des. Sin embargo, cuando nos pre­gun­ta­mos sobre sus orí­ge­nes y cir­cuns­tan­cias en el tiempo –lo mismo aza­ro­sas que inten­cio­na­das– parece nece­sa­rio aban­do­nar los pre­jui­cios y empe­zar a con­si­de­rar sitios o luga­res que no es tan obvio refe­rir como ver­da­de­ras ciu­da­des. Y con esto no sola­mente puede uno refe­rirse al tamaño, al número de pobla­ción o a la altura y can­ti­dad de cons­truc­cio­nes, sino a otra cosa dis­tinta: la posi­bi­li­dad de con­si­de­rar la hue­lla de la ciu­dad cuando encon­tra­mos, por lo gene­ral en pleno campo, pro­yec­tos que por una u otra razón no pros­pe­ra­ron, no gana­ron rele­van­cia, o sim­ple y sen­ci­lla­mente nunca pen­sa­ron en con­ver­tirse en tales.

Para com­pren­der mejor las ciu­da­des de la fron­tera norte de México reque­ri­mos cono­cer el ori­gen de muchas peque­ñas pobla­cio­nes, durante el periodo de cons­truc­ción del Estado nacio­nal moderno. Al res­pecto, es intere­sante exa­mi­nar las cir­cuns­tan­cias de afian­za­miento de cua­tro nue­vas pobla­cio­nes esta­ble­ci­das durante el siglo XIX en el norte de Chihuahua, México: Gua­da­lupe de los Nobles, Ascen­sión, Hidalgo y Villa Ahu­mada. Se expli­can, pues, las estra­te­gias que puso en prác­tica el régi­men bor­bó­nico de España en el Sep­ten­trión de Nueva España o, más espe­cí­fi­ca­mente, en el norte de la Nueva Viz­caya. Puede apre­ciarse la idea de pla­nea­ción urbana pre­va­le­ciente, los con­flic­tos en torno a su imple­men­ta­ción y su situa­ción en momen­tos espe­cí­fi­cos (número de habi­tan­tes, cons­truc­ción de casas e igle­sias, y obras en cana­les de riego).

Las estra­te­gias de esta­ble­ci­miento del periodo se ins­pi­ra­ron en las prác­ti­cas del siglo ante­rior. La red de asen­ta­mien­tos se pro­puso con varias fina­li­da­des: pro­tec­ción de cami­nos para ase­gu­rar corres­pon­den­cias con Nuevo México y trá­fico de mer­can­cía, con­ten­ción de las incur­sio­nes de indios, fomento del pobla­miento para impul­sar la indus­tria de los luga­res. Los sitios indi­ca­dos se repi­tie­ron en los suce­si­vos pla­nes que lle­ga­ron hasta la década de 1860, ya en el periodo mexi­cano. Fue­ron impor­tan­tes los pla­nes de 1836, dos del año 1848 –uno de ellos refle­jaba la idea de la nación, mien­tras que el otro las con­si­de­ra­cio­nes de los chihuahuen­ses–, otro plan de 1864 ela­bo­rado por un coro­nel, y el de 1869 impul­sado por el Estado mexicano.

Croquis del informe del ingeniero Juan Siqueiros Hart de la comisión, a Guadalupe y San Ignacio, Paso del Norte, Año de 1883.

Cro­quis del informe del inge­niero Juan Siquei­ros Hart de la comi­sión, a Gua­da­lupe y San Igna­cio, Paso
del Norte, Año de 1883.

Otro aspecto tiene que ver con la con­cep­ción de cen­tros de pobla­ción habi­ta­dos por civi­les, pero apo­ya­dos durante los pri­me­ros años de esta­ble­ci­miento por escua­dras mili­ta­res (sol­da­dos pre­si­dia­les). Y la con­cep­ción del modelo de dicho asen­ta­miento con base en ideas reuni­das en las Reco­pi­la­cio­nes de Leyes de Indias, que cons­ti­tuía el con­junto más com­pleto y cono­cido de reglas y dis­po­si­cio­nes. Ade­más de las con­sa­bi­das reglas para tra­zar man­za­nas y calles en cua­dros, merece des­ta­carse la idea del ejido como tie­rra exte­rior al sitio de las casas cons­trui­das. Entre otros ele­men­tos, los dos aspec­tos ano­ta­dos per­mi­ten con­si­de­rar bajo una luz nueva la serie de peque­ños inten­tos para con­so­li­dar los cen­tros de pobla­ción mencionados.

En el caso de Gua­da­lupe de los Nobles es intere­sante adver­tir que las medi­cio­nes defi­ni­ti­vas del ejido se retra­sa­ron hasta la pri­mera década del siglo XX. Para el caso de la colo­nia Ascen­sión, el plan se ori­gina como una moda­li­dad de repa­tria­ción de nuevo mexi­ca­nos hacia el terri­to­rio chihuahuense. Un ejem­plo rela­tivo a la colo­nia Hidalgo, hace emer­ger los ante­ce­den­tes del siglo XVIII de la villa San Juan Nepo­mu­ceno, por lo cual se apre­cian los con­flic­tos con nue­vas moda­li­da­des de asen­ta­miento que entra­ban en pugna con los pla­nes fra­gua­dos déca­das antes. Final­mente, tam­bién Villa Ahu­mada obliga a rebus­car en los ante­ce­den­tes de los asen­ta­mien­tos más vie­jos: la labor de Moc­te­zuma y el pre­si­dio de San Fer­nando de las Ama­ri­llas del Carri­zal, para enten­der que el trazo se dio en tér­mi­nos de un frac­cio­na­miento del ejido.

En los cua­tro ejem­plos estu­dia­dos se ha recu­rrido a infor­ma­ción res­guar­dada en archi­vos muni­ci­pa­les y esta­ta­les; tam­bién se hicie­ron explo­ra­cio­nes físi­cas en los sitios, con la fina­li­dad de con­tras­tar lo que sugie­ren los docu­men­tos de época con los ves­ti­gios o per­ma­nen­cias en los lugares.

Todo lo ante­rior es impor­tante tenerlo en cuenta, cuando se advierte que una impor­tante parte de la his­to­rio­gra­fía mexi­cana ha enfa­ti­zado la apa­ri­ción de nue­vas moda­li­da­des de asen­ta­miento durante el periodo por­fi­riano (1880–1910, apro­xi­ma­da­mente). Y tam­bién por­que en la fron­tera sur de Esta­dos Uni­dos toma­ron lugar muchas “boom towns”, como se señala en la his­to­rio­gra­fía del South­west. Ambas visio­nes obli­gan a recon­si­de­rar las ideas que tene­mos sobre los orí­ge­nes de muchas nue­vas pobla­cio­nes.

Para mayor información:

GONZÁLEZ MILEA, Ale­jan­dro. Per­sis­ten­cia del orde­na­miento terri­to­rial bor­bó­nico en el norte de México en el siglo XIX:Nuevas pobla­cio­nes del norte de Chihuahua. Biblio3W. Revista Biblio­grá­fica de Geo­gra­fía y Cien­cias Socia­les. [En línea]. Bar­ce­lona: Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lona, 5 de julio de 2016, Vol. XXI, nº 1.164. <http://www.ub.es/geocrit/b3w-1164.pdf>. [ISSN 1138–9796].

Ale­jan­dro Gon­zá­lez Milea es pro­fe­sor en el Depar­ta­mento de Arqui­tec­tura de la Uni­ver­si­dad Autó­noma de Ciu­dad Juá­rez, México.

Ficha biblio­grá­fica:

GONZÁLEZ MILEA, Ale­jan­dro. Peque­ñas pobla­cio­nes en la fron­tera norte de México. Geo­cri­tiQ. 15 de febrero de 2017, nº 286. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2017/02/pequenas-poblaciones-en-la-frontera-norte-de-mexico>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>