Construcciones defensivas en el Mediterráneo. Un recurso turístico a explotar

La Huerta de Ali­cante, en la costa Medi­te­rrá­nea de España, y sus torres de defensa son un con­junto patri­mo­nial que se podrían apro­ve­char para incor­po­rar al mer­cado turís­tico de la ciu­dad de Ali­cante. Las torres de defensa son cons­truc­cio­nes de los siglos XV-XVII que fue­ron uti­li­za­das para que la pobla­ción se refu­giara ante los con­ti­nuos ata­ques de pira­tas pro­ce­den­tes del Norte de África. En la actua­li­dad, algu­nas de ellas han des­a­pa­re­cido o se encuen­tran en rui­nas a pesar de estar decla­ra­das Bien de Inte­rés Cul­tu­ral (BIC). Se debe pro­mo­cio­nar la Huerta de Ali­cante y sus torres de defensa con la pro­puesta de una ruta turística.

La Huerta de Ali­cante se loca­liza en un espa­cio geo­grá­fico que com­par­ten varios muni­ci­pios de la comarca de l’Alacantí. Estos son, Ali­cante (La Albu­fe­reta, Cabo de la Huerta, Playa de San Juan, La Con­do­mina y Santa Faz) y los pue­blos de Sant Joan, Mutxa­mel y El Cam­pe­llo. His­tó­ri­ca­mente ha sido una zona agrí­cola orga­ni­zada en torno al anti­guo sis­tema de riego del Río Mon­ne­gre desde época musul­mana. El con­junto com­puesto por la Huerta de Ali­cante y sus torres de defensa es un pro­ducto turís­tico más que se puede aña­dir a la oferta turística-patrimonial exis­tente en la ciu­dad de Ali­cante (Cas­ti­llo de Santa Bár­bara, Tabarca, Casco Anti­guo, etc.), para así mejo­rar y ampliar su oferta. Por ello, se pro­pone pro­mo­cio­nar tanto la Huerta como sus torres con la rea­li­za­ción de una ruta turística.

Esta nueva oferta deberá inten­tar no imi­tar fór­mu­las que ya son uti­li­za­das en otros des­ti­nos. Por lo tanto, se inten­tará apli­car una oferta dife­ren­ciada del resto de pro­duc­tos turísticos-patrimoniales de Ali­cante para tener posi­bi­li­da­des de sobre­vi­vir en el mer­cado turís­tico actual. Ello con­lleva bus­car ele­men­tos que per­mi­tan dife­ren­ciarse del resto de des­ti­nos que pro­po­nen pro­duc­tos de gran simi­li­tud, y entre los que ape­nas exis­ten dife­ren­cias, basa­dos úni­ca­mente en mejo­rar su oferta.

La ruta turís­tica que se pro­pone por el anti­guo espa­cio de la Huerta, incor­po­rará tanto las torres como otros ele­men­tos aso­cia­dos a ellas (casas y masías huer­ta­nas, bode­gas, ermi­tas, cons­truc­cio­nes hidráu­li­cas, el pro­pio pai­saje de la Huerta y los cami­nos his­tó­ri­cos). No es el pri­mer caso en la pro­vin­cia de Ali­cante que una ruta tiene en cuenta ele­men­tos patri­mo­nia­les de carác­ter defen­sivo. Por poner un ejem­plo, des­taca entre otras, la Ruta de los Cas­ti­llos del Vina­lopó que tiene como hitos a visi­tar las for­ta­le­zas de dis­tin­tas loca­li­da­des (Novelda, Petrer, Elda, Sax, etc.).

Vista de la Huerta de Alicante y la Torre y Monasterio de Santa Faz desde la Torre de las Rejas (fotografía de los autores).

Vista de la Huerta de Ali­cante y la Torre y Monas­te­rio de Santa Faz desde la Torre de las Rejas (foto­gra­fía de los autores).

Una de las pecu­lia­ri­da­des de la Huerta de Ali­cante es la pre­sen­cia de un gran número de torres de defensa, ya que lle­ga­ron a con­ta­bi­li­zarse más de cua­renta. El con­junto de la tota­li­dad de estas cons­truc­cio­nes era un sis­tema inter­co­nec­tado visual­mente, ya que la dis­po­si­ción de éstas per­mi­tía apre­ciar per­fec­ta­mente todas las tie­rras situa­das entre las torres y el mar, logrando la visi­bi­li­dad entre unas y otras, que en caso de lle­gada de pira­tas, faci­li­taba la labor de alarma y eva­cua­ción. Se encuen­tran ubi­ca­das a unas dis­tan­cias que varían entre los cien y seis­cien­tos metros de lon­gi­tud, dando una ima­gen de este espa­cio como “un gran cas­ti­llo pero sin mura­llas”. El número de torres que se ha podido docu­men­tar en la Huerta de Ali­cante ascen­día a cua­renta y tres, aun­que en la actua­li­dad sólo que­dan en pie vein­ti­cinco. En el tér­mino muni­ci­pal de Ali­cante des­ta­can las de la par­tida de La Con­do­mina (doce torres), en La Albu­fe­reta (cinco torres), en Santa Faz (una torre), mien­tras que el resto se loca­li­zan en los muni­ci­pios de Sant Joan (cua­tro torres) y Mutxa­mel (tres torres).

La ruta pro­puesta se ha tenido en cuenta la posi­bi­li­dad de visi­tar las torres, hecho com­pli­cado ya que la mayo­ría de ellas son de pro­pie­dad pri­vada. Ante esta difi­cul­tad aña­dida, ya que los pro­pie­ta­rios son rea­cios a per­mi­tir el acceso a ellas, la visita por el inte­rior de las torres se hará en aque­llas que son pro­pie­dad del Ayun­ta­miento de Ali­cante (Torre de Sarrió), mien­tras que en el resto, la visita será desde el exte­rior con la obser­va­ción de los dife­ren­tes ele­men­tos que la con­for­man. Ade­más, se han incor­po­rado al iti­ne­ra­rio dife­ren­tes pro­pues­tas para mejo­rar, aún si cabe el dis­frute de los visi­tan­tes (Cen­tro de Inter­pre­ta­ción y zonas de des­canso y de recreo). No obs­tante, tam­bién se podría pro­po­ner un acuerdo entre el Ayun­ta­miento de Ali­cante y los pro­pie­ta­rios de éstas, para que la admi­nis­tra­ción se encar­gue del man­te­ni­miento y res­tau­ra­ción de estas cons­truc­cio­nes, a cam­bio de poder faci­li­tar el acceso por parte de los propietarios.

 

Torre de Sarrió (imagen derecha) y Torre de Boter (imagen izquierda) (fotografías de los autores).

Torre de Sarrió (ima­gen dere­cha) y Torre de Boter (ima­gen izquierda) (foto­gra­fías de los autores).

Esta pro­puesta que incluye recur­sos patri­mo­nia­les puede ser un fac­tor clave para la mejora del desa­rro­llo turís­tico de la ciu­dad de Ali­cante. Dife­ren­tes ini­cia­ti­vas por parte de orga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les han dado como resul­tado la puesta en mar­cha de la seña­li­za­ción de algu­nas de las torres y la mejora y acce­si­bi­li­dad de carri­les de bici­cleta en esta área para el dis­frute de estas construcciones.

Tam­bién se han incluido dife­ren­tes ele­men­tos como, casas, ermi­tas, alji­bes, sis­tema de riego, etc., al igual que el pai­saje de la Huerta en sí, ya que este espa­cio debe enten­derse como un con­junto patri­mo­nial con un valor sim­bó­lico y que es digno de pro­mo­cio­nar. Esta ruta podría ser apro­ve­chada por los turis­tas que se alo­jan en los apar­ta­men­tos en verano en la zona de la Playa de San Juan y alre­de­do­res para ofer­tar otro pro­ducto turís­tico más, y apro­ve­char la lle­gada de los cru­ce­ros que visi­tan la ciu­dad de Ali­cante durante todo el año para que los via­je­ros pue­dan rea­li­zarla ruta. Ali­cante tiene una opor­tu­ni­dad para apro­ve­char y aña­dir a su oferta turística-patrimonial las torres de defensa de la Huerta de Ali­cante, al igual que se ha lle­vado a cabo con el Cas­ti­llo de Santa Bár­bara o  la Isla de Tabarca.

Para mayor información:

MOROTE SEGUIDO, Álvaro Fran­cisco y MEDINA ARAGÓN, Rocío Espe­ranza. La Huerta de Ali­cante y sus torres de defensa: pro­puesta de una ruta turís­tica. Cua­der­nos de Turismo, 2015, 25, p. 287–309.

Álvaro Fran­cisco Morote Seguido es beca­rio pre­doc­to­ral del Ins­ti­tuto Inter­uni­ver­si­ta­rio de Geo­gra­fía de la Uni­ver­si­dad de Ali­cante. España.

Ficha biblio­grá­fica:

MOROTE SEGUIDO, Álvaro Fran­cisco. Cons­truc­cio­nes defen­si­vas en el Medi­te­rrá­neo. Un recurso turís­tico a explo­tar. Geo­cri­tiQ. 30 de junio de 2015, nº 149. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2015/06/construcciones-defensivas-en-el-mediterraneo-un-recurso-turistico-a-explotar>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>