Construcciones defensivas en el Mediterráneo. Un recurso turístico a explotar

[L]a Huerta de Alicante, en la costa Mediterránea de España, y sus torres de defensa son un conjunto patrimonial que se podrían aprovechar para incorporar al mercado turístico de la ciudad de Alicante. Las torres de defensa son construcciones de los siglos XV-XVII que fueron utilizadas para que la población se refugiara ante los continuos ataques de piratas procedentes del Norte de África. En la actualidad, algunas de ellas han desaparecido o se encuentran en ruinas a pesar de estar declaradas Bien de Interés Cultural (BIC). Se debe promocionar la Huerta de Alicante y sus torres de defensa con la propuesta de una ruta turística.

La Huerta de Alicante se localiza en un espacio geográfico que comparten varios municipios de la comarca de l’Alacantí. Estos son, Alicante (La Albufereta, Cabo de la Huerta, Playa de San Juan, La Condomina y Santa Faz) y los pueblos de Sant Joan, Mutxamel y El Campello. Históricamente ha sido una zona agrícola organizada en torno al antiguo sistema de riego del Río Monnegre desde época musulmana. El conjunto compuesto por la Huerta de Alicante y sus torres de defensa es un producto turístico más que se puede añadir a la oferta turística-patrimonial existente en la ciudad de Alicante (Castillo de Santa Bárbara, Tabarca, Casco Antiguo, etc.), para así mejorar y ampliar su oferta. Por ello, se propone promocionar tanto la Huerta como sus torres con la realización de una ruta turística.

Esta nueva oferta deberá intentar no imitar fórmulas que ya son utilizadas en otros destinos. Por lo tanto, se intentará aplicar una oferta diferenciada del resto de productos turísticos-patrimoniales de Alicante para tener posibilidades de sobrevivir en el mercado turístico actual. Ello conlleva buscar elementos que permitan diferenciarse del resto de destinos que proponen productos de gran similitud, y entre los que apenas existen diferencias, basados únicamente en mejorar su oferta.

La ruta turística que se propone por el antiguo espacio de la Huerta, incorporará tanto las torres como otros elementos asociados a ellas (casas y masías huertanas, bodegas, ermitas, construcciones hidráulicas, el propio paisaje de la Huerta y los caminos históricos). No es el primer caso en la provincia de Alicante que una ruta tiene en cuenta elementos patrimoniales de carácter defensivo. Por poner un ejemplo, destaca entre otras, la Ruta de los Castillos del Vinalopó que tiene como hitos a visitar las fortalezas de distintas localidades (Novelda, Petrer, Elda, Sax, etc.).

Vista de la Huerta de Alicante y la Torre y Monasterio de Santa Faz desde la Torre de las Rejas (fotografía de los autores).

Vista de la Huerta de Alicante y la Torre y Monasterio de Santa Faz desde la Torre de las Rejas (fotografía de los autores).

Una de las peculiaridades de la Huerta de Alicante es la presencia de un gran número de torres de defensa, ya que llegaron a contabilizarse más de cuarenta. El conjunto de la totalidad de estas construcciones era un sistema interconectado visualmente, ya que la disposición de éstas permitía apreciar perfectamente todas las tierras situadas entre las torres y el mar, logrando la visibilidad entre unas y otras, que en caso de llegada de piratas, facilitaba la labor de alarma y evacuación. Se encuentran ubicadas a unas distancias que varían entre los cien y seiscientos metros de longitud, dando una imagen de este espacio como “un gran castillo pero sin murallas”. El número de torres que se ha podido documentar en la Huerta de Alicante ascendía a cuarenta y tres, aunque en la actualidad sólo quedan en pie veinticinco. En el término municipal de Alicante destacan las de la partida de La Condomina (doce torres), en La Albufereta (cinco torres), en Santa Faz (una torre), mientras que el resto se localizan en los municipios de Sant Joan (cuatro torres) y Mutxamel (tres torres).

La ruta propuesta se ha tenido en cuenta la posibilidad de visitar las torres, hecho complicado ya que la mayoría de ellas son de propiedad privada. Ante esta dificultad añadida, ya que los propietarios son reacios a permitir el acceso a ellas, la visita por el interior de las torres se hará en aquellas que son propiedad del Ayuntamiento de Alicante (Torre de Sarrió), mientras que en el resto, la visita será desde el exterior con la observación de los diferentes elementos que la conforman. Además, se han incorporado al itinerario diferentes propuestas para mejorar, aún si cabe el disfrute de los visitantes (Centro de Interpretación y zonas de descanso y de recreo). No obstante, también se podría proponer un acuerdo entre el Ayuntamiento de Alicante y los propietarios de éstas, para que la administración se encargue del mantenimiento y restauración de estas construcciones, a cambio de poder facilitar el acceso por parte de los propietarios.

 

Torre de Sarrió (imagen derecha) y Torre de Boter (imagen izquierda) (fotografías de los autores).

Torre de Sarrió (imagen derecha) y Torre de Boter (imagen izquierda) (fotografías de los autores).

Esta propuesta que incluye recursos patrimoniales puede ser un factor clave para la mejora del desarrollo turístico de la ciudad de Alicante. Diferentes iniciativas por parte de organizaciones culturales han dado como resultado la puesta en marcha de la señalización de algunas de las torres y la mejora y accesibilidad de carriles de bicicleta en esta área para el disfrute de estas construcciones.

También se han incluido diferentes elementos como, casas, ermitas, aljibes, sistema de riego, etc., al igual que el paisaje de la Huerta en sí, ya que este espacio debe entenderse como un conjunto patrimonial con un valor simbólico y que es digno de promocionar. Esta ruta podría ser aprovechada por los turistas que se alojan en los apartamentos en verano en la zona de la Playa de San Juan y alrededores para ofertar otro producto turístico más, y aprovechar la llegada de los cruceros que visitan la ciudad de Alicante durante todo el año para que los viajeros puedan realizarla ruta. Alicante tiene una oportunidad para aprovechar y añadir a su oferta turística-patrimonial las torres de defensa de la Huerta de Alicante, al igual que se ha llevado a cabo con el Castillo de Santa Bárbara o  la Isla de Tabarca.

Para mayor información:

MOROTE SEGUIDO, Álvaro Francisco y MEDINA ARAGÓN, Rocío Esperanza. La Huerta de Alicante y sus torres de defensa: propuesta de una ruta turística. Cuadernos de Turismo, 2015, 25, p. 287-309.

Álvaro Francisco Morote Seguido es becario predoctoral del Instituto Interuniversitario de Geografía de la Universidad de Alicante. España.

Ficha bibliográfica:

MOROTE SEGUIDO, Álvaro Francisco. Construcciones defensivas en el Mediterráneo. Un recurso turístico a explotar. Geo­cri­tiQ. 30 de junio de 2015, nº 149. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2015/06/construcciones-defensivas-en-el-mediterraneo-un-recurso-turistico-a-explotar>.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *