Manifiesto por la preservación, valorización y difusión del patrimonio cultural del sector eléctrico de México

En 2003 el Comité Inter­na­cio­nal para la Con­ser­va­ción de Patri­mo­nio Indus­trial (TICCIH, The Inter­na­tio­nal Com­mit­tee for the Con­ser­va­tion of the Indus­trial Heri­tage) a tra­vés de la Carta de Nizhny Tagil de Patri­mo­nio Indus­trial con­si­deró el patri­mo­nio indus­trial como los res­tos de la cul­tura indus­trial que poseen valor his­tó­rico, tec­no­ló­gico, social, arqui­tec­tó­nico o cien­tí­fico y que por ello deben pre­ser­va­dos y difun­di­dos para el cono­ci­miento de las gene­ra­cio­nes futu­ras.  La Sec­ción de México, de dicho Comité, ela­boró en 2006 la Carta de Mon­te­rrey sobre  Con­ser­va­ción del Patri­mo­nio Indus­trial, que tenía como obje­tivo refor­zar los valo­res y los obje­ti­vos de la Carta de Nizhny Tagil pero adap­ta­dos a la carac­te­rís­tica de la evo­lu­ción indus­trial de México.

Pre­ci­sa­mente, dadas las carac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas, eco­nó­mi­cas e indus­tria­les de dicha evo­lu­ción, México posee un impor­tante y rico patri­mo­nio pro­pio del sec­tor eléc­trico, que en algu­nos casos per­ma­nece en plena acti­vi­dad pero en otros sufre un sig­ni­fi­ca­tivo dete­rioro de las ins­ta­la­cio­nes, el robo de mate­ria­les y la des­truc­ción de archi­vos. Dicho patri­mo­nio tiene valo­res tan­gi­bles e intan­gi­bles que hoy por hoy no han sido valo­ri­za­dos ni son cono­ci­dos por la socie­dad en general.

Centra de Necaxa

Cen­tra de Necaxa

Dadas todas estas con­si­de­ra­cio­nes en el marco del 3er. Sim­po­sio Inter­na­cio­nal  His­to­ria de la Elec­tri­fi­ca­ción. Estra­te­gias y cam­bios en el terri­to­rio y la socie­dad, cele­brado del 17 al 20 de marzo de 2015 en la Ciu­dad de México se hace el siguiente manifiesto:

1. El patri­mo­nio cul­tu­ral del sec­tor eléc­trico de México debe ser enten­dido desde una con­cep­ción inte­gral que con­si­dere tanto los ele­men­tos e ins­ta­la­cio­nes como el terri­to­rio, el pai­saje y los habi­tan­tes que viven junto a él como parte inte­gral en las estra­te­gias de docu­men­ta­ción, pre­ser­va­ción y valo­ri­za­ción del mismo.

2. Las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes en mate­ria de pro­tec­ción del patri­mo­nio cul­tu­ral de México han de pres­tar aten­ción de manera activa y sis­te­má­tica a este patri­mo­nio, inci­diendo en tareas de inven­ta­rio, de res­cate de ins­ta­la­cio­nes, de pre­ser­va­ción de ves­ti­gios y archi­vos y en la reco­pi­la­ción de la memo­ria vivida de los tra­ba­ja­do­res; así como, en el esta­ble­ciendo puen­tes de diá­logo en esa acción con la socie­dad civil y las universidades.

3. Las uni­ver­si­da­des han de apor­tar sus habi­li­da­des y cono­ci­mien­tos en aras del estu­dio y la com­pre­sión del patri­mo­nio del sec­tor eléc­trico de México a tra­vés de even­tos como éste y otras estra­te­gias donde la inves­ti­ga­ción y la gene­ra­ción de cono­ci­miento se den de la mano con la difu­sión y la edu­ca­ción sobre los valo­res y carac­te­rís­ti­cas de este patrimonio.

4. La socie­dad civil orga­ni­zada y espe­cia­li­zada en esta temá­tica debe tra­ba­jar de forma cola­bo­ra­tiva, desechando sus con­flic­tos inter­nos y des­en­cuen­tros,  para dar a cono­cer y difun­dir este rico patri­mo­nio, creando con­cien­cia en la socie­dad de los valo­res que éste repre­senta.  Hay que recor­dar que defen­der un deter­mi­nado patri­mo­nio no es exclu­sivo de cier­tas pro­fe­sio­nes sino que puede ser com­pe­ten­cia de cual­quier ciu­da­dano que tenga sen­si­bi­li­dad por lo que simboliza.

5. Uni­ver­si­dad, socie­dad civil e ins­tan­cias guber­na­men­ta­les afi­nes deben tra­ba­jar de forma cola­bo­ra­tiva para cons­truir en pri­mer tér­mino, un inven­ta­rio del patri­mo­nio cul­tu­ral del sec­tor eléc­trico de México que per­mita cono­cer las carac­te­rís­ti­cas de cada ele­mento, así como, las poten­cia­li­da­des en tér­mi­nos cul­tu­ra­les, edu­ca­ti­vos y turís­ti­cos. En segundo tér­mino, se deben ini­ciar los pasos para la crea­ción de una ley nacio­nal del patri­mo­nio indus­trial de México o bien, la reforma espe­cí­fica de la  Ley Fede­ral de Monu­men­tos y Zonas Arqueo­ló­gi­cos, Artís­ti­cos e His­tó­ri­cos de 1972, que per­mita la pro­tec­ción legal de este patri­mo­nio eléctrico.

6. En México existe un ejem­plo de patri­mo­nio cul­tu­ral eléc­trico que por sus carac­te­rís­ti­cas puede ser con­si­de­rado patri­mo­nio de la huma­ni­dad: El com­plejo hidro­eléc­trico de Necaxa. Se deben ini­ciar tra­ba­jos para la lograr la nomi­na­ción de esa cate­go­ría para dicho patri­mo­nio con­tando con la par­ti­ci­pa­ción de las ins­tan­cias arriba reseñadas.

Ciu­dad de México, 20 de marzo de 2015

 

Para mayor información:

Actas del 3er.Simposio sobre His­to­ria de la Electrificación

 

Ficha biblió­gra­fica:

COMITÉ ORGANIZADOR 3ER. SIMPOSIO SOBRE HISTORIA DE LA ELECTRIFICACIÓN. Mani­fiesto por la pre­ser­va­ción, valo­ri­za­ción y difu­sión del patri­mo­nio cul­tu­ral del sec­tor eléc­trico de México. Geo­cri­tiQ. 5 de mayo de 2015, nº 137. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2015/05/manifiesto-por-la-preservacion-valorizacion-y-difusion-del-patrimonio-cultural-del-sector-electrico-de-mexico/>

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

One thought on “Manifiesto por la preservación, valorización y difusión del patrimonio cultural del sector eléctrico de México

  1. Intere­sante artículo, aun­que breve, sin duda les puede ser­vir a mis alum­nos que estu­dian el patri­mo­nio indus­trial y al prin­ci­pio solo ven la parte arqui­tec­tó­nica y no los valo­res tan­gi­bles e intan­gi­bles que estas obras encie­rran. Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>