Coca-cola nació en una farmacia americana, Trinaranjus y Narangina en una valenciana

Si la popu­lar Coca-Cola, sin duda uno de los refres­cos de mayor difu­sión mun­dial, se inventó en una far­ma­cia de los Esta­dos Uni­dos de Amé­rica (nótense las refe­ren­cias que el nom­bre hace a la coca y a la nuez de kola), el Tri­na­ran­jus y la Naran­gina, dos de los refres­cos de más éxito en Europa e His­pa­noa­mé­rica, fue­ron a su vez crea­dos en un labo­ra­to­rio far­ma­céu­tico valen­ciano. Con­cre­ta­mente en el del Dr. Trigo, cuyo direc­tor y pro­pie­ta­rio era Agus­tín Trigo Mezquita.

De hecho el nom­bre de Tri­na­ran­jus, pro­cede de unir la pri­mera parte de su ape­llido TRI-go con una modi­fi­ca­ción del nom­bre del prin­ci­pal ingre­diente que lo for­maba NARANJUS. Hay, no obs­tante, quie­nes esti­man que el pre­fijo TRI pudiera pro­ce­der del zumo de las TRES naran­jas que parece se pre­ci­sa­ban para lle­nar una bote­lla del refresco, y que que­daba sim­bo­li­zado en el famoso envase que durante años se usó para pre­sen­tar Tri­na­ran­jus for­mado en su base por tres peque­ñas esfe­ras, que se esti­ra­ban hacía la embo­ca­dura. Noso­tros des­car­ta­mos esta hipó­te­sis, al con­si­de­rar pro­bado que la patente del nom­bre de Tri­na­ran­jus es muy ante­rior al del diseño citado de las tres esferas-naranjas.

Agus­tín Trigo Mezquita

Far­ma­céu­tico, indus­trial y polí­tico valen­ciano, Agus­tín Trigo Mez­quita era hijo de un comer­ciante de la Plaza del Mer­cado de Valen­cia, ciu­dad en la que nació en 1863. Se licen­ció en Far­ma­cia en Bar­ce­lona en 1888 y se doc­toró en Madrid en 1892. Pio­nero de la indus­tria­li­za­ción del medi­ca­mento, en Valen­cia, fundó los Labo­ra­to­rios del Dr. Trigo en el número 130 de la calle Sagunto.

Fue sub­de­le­gado de Far­ma­cia del dis­trito de Serra­nos de Valen­cia de 1905 a 1931, vocal de la Junta Pro­vin­cial de Sani­dad durante 28 años, pre­si­dente de la sec­ción de Far­ma­cia del Ins­ti­tuto Médico Valen­ciano, pre­si­dente del con­sejo de admi­nis­tra­ción del Cen­tro Far­ma­céu­tico Valen­ciano, pre­si­dente de la Comi­sión Regio­nal para el apro­ve­cha­miento de las plan­tas medi­ci­na­les indí­ge­nas, pre­si­dente del Ate­neo Cien­tí­fico de Valen­cia, así como secre­ta­rio y luego pre­si­dente hono­ra­rio del Cole­gio de Far­ma­céu­ti­cos de Valencia.

En la socie­dad de Depen­den­cia Mer­can­til inició el Dr. Trigo las ense­ñan­zas de Comer­cio, que sir­vie­ron con el tiempo para la crea­ción en Valen­cia de la Escuela Ofi­cial de Comer­cio, repre­sentó al Ayun­ta­miento en el Cen­tro de Cul­tura Valen­ciana, siendo nom­brado en 1920 direc­tor del mismo, así como en el II Con­greso de Rie­gos y en el de His­to­ria de la Corona de Ara­gón. Fue ofi­cial de Ins­truc­ción Pública del estado fran­cés con­de­co­rado con las “Pal­mas Aca­dé­mi­cas” de dicho país.

Ade­más, a lo largo de su dila­tada vida inte­lec­tual formó parte de diver­sas aso­cia­cio­nes cien­tí­fi­cas y pro­fe­sio­na­les, como la Real Aca­de­mia de Medi­cina desde 1905 (de la que llegó a ser su pre­si­dente, el único que ha habido en toda la his­to­ria de la ins­ti­tu­ción sin la con­di­ción de médico), de la de Bellas Artes de San Car­los desde 1942 y al final de su vida de la Real Aca­de­mia de Farmacia.

Mili­tante del par­tido Unión Repu­bli­cana Auto­no­mista, tras las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de abril de 1931 fue nom­brado alcalde de la ciu­dad de Valen­cia. Durante esta etapa impulsó la cons­ti­tu­ción de una comi­sión regio­nal para redac­tar el pro­yecto de Esta­tuto de Auto­no­mía Valen­ciano en julio del mismo año, y dos meses des­pués puso a la ciu­dad en estado de gue­rra a causa de los asal­tos de los edi­fi­cios reli­gio­sos, hasta que en el mes de octu­bre aban­donó el cargo por la mala aco­gida que habían tenido sus iniciativas.

20160046_Figura Lorén

Sos­tuvo corres­pon­den­cia y amis­tad con per­so­na­li­da­des de la talla de José Rodrí­guez Carra­cido, Vicente Peset, del que fue alumno y luego ayu­dante en su labo­ra­to­rio de aná­li­sis clí­ni­cos, María Curie o el P. Vito­ria del Obser­va­to­rio del Ebro.

Cul­tivó afi­cio­nes como la astro­no­mía, para lo que ins­taló su pro­pio obser­va­to­rio en terre­nos de su pro­pie­dad, rea­li­zando nume­ro­sas apor­ta­cio­nes cien­tí­fi­cas y man­te­niendo una intensa rela­ción con astró­no­mos de la talla del fran­cés Cami­lle Flam­ma­rion, o del cata­lán José Comás Solá, direc­to­res ambos de sen­dos obser­va­to­rios astro­nó­mi­cos. Otra de sus afi­cio­nes fue la pin­tura, y de sus pin­ce­les salie­ron algu­nos cua­dros de mérito.

La labor de escri­tor y publi­cista fue intensa, des­ta­cando la revista far­ma­céu­tica que editó en Valen­cia en 1899 titu­lada El Men­sa­jero. Fue cola­bo­ra­dor asi­duo en la prensa valen­ciana, y ameno con­fe­ren­ciante sobre temas rela­cio­na­dos con las cien­cias natu­ra­les y físico-químicas, la higiene, la sani­dad o la divul­ga­ción científica.

Tri­na­ran­jus hoy TriNa

A prin­ci­pios del siglo XX Agus­tín Trigo inició la fabri­ca­ción a gran escala de esen­cias natu­ra­les y arti­fi­cia­les, a base de apro­ve­char los pro­duc­tos natu­ra­les de la región valen­ciana, sobre todo deri­va­dos indus­tria­les de la naranja y del limón, e ini­ciando al mismo tiempo su fabri­ca­ción a gran escala para sur­tir a la indus­tria ali­men­ta­ria de los este­res, aldehí­dos, etc., nece­sa­rios para su producción.

El pro­ducto estre­lla que salió de su labo­ra­to­rio era el citrato de mag­ne­sia efer­ves­cente, que venía eti­que­tado con la ima­gen de una labra­dora valen­ciana y al fondo la silueta de la torre de la cate­dral de Valen­cia, el Migue­lete. Con el tiempo el labo­ra­to­rio se espe­cia­li­zará en la fabri­ca­ción de esen­cias y jara­bes de naranja y limón, creando más tarde refres­cos tan popu­la­res como Naran­gina, naran­jada gasi­fi­cada que luego ser comer­cia­li­zará en Fran­cia como Oran­gina al mar­gen de su crea­dor, y sobre todo Tri­na­ran­jus, lan­zado al mer­cado en 1933 y hoy pro­pie­dad de la mul­ti­na­cio­nal Cad­bury Sch­wep­pes que lo comer­cia­liza bajo el nuevo nom­bre de TriNa.

El éxito comer­cial acom­pañó desde el pri­mer momento a este refresco natu­ral hecho sin bur­bu­jas y a base de naranja, que se vio pro­mo­cio­nado siem­pre con cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias de gran impacto. En 1930 se anun­ciaba diciendo: “Eclipsa el calor por­que apaga la sed. Pídalo en todas par­tes”. Por los años 60 el men­saje era: “Baila el twist y bebe Trinaranjus”.

Ade­más de estos refres­cos, inventó y comer­cia­lizó con éxito diver­sos medi­ca­men­tos e insec­ti­ci­das, ade­más de nue­vas téc­ni­cas de labo­ra­to­rio e incluso ori­gi­na­les envases.

Hom­bre cla­ri­vi­dente en la uti­li­za­ción de las nue­vas téc­ni­cas de publi­ci­dad para dar a cono­cer los pro­duc­tos de su labo­ra­to­rio, Agus­tín Trigo Mez­quita fue sin embargo muy dis­creto a la hora pre­sen­tarse ante la socie­dad. Por eso su figura es hoy ape­nas cono­cida, cir­cuns­tan­cia que hemos tra­tado de paliar con la publi­ca­ción de este libro bio­grá­fico en el que ocupa un lugar pre­emi­nente la his­to­ria del refresco Trinaranjus.

Para mayor información:

JAIME LORÉN, José María de. Agus­tín Trigo Mez­quita, far­ma­céu­tico valen­ciano inven­tor del Tri­na­ran­jus. Valen­cia, TriNa, 2016, 232 p.

 

José María de Jaime Lorén es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad CEU Car­de­nal Herrera (Valen­cia, España).

 

Ficha biblio­grá­fica:

JAIME LORÉN, José María de. Coca-cola nació en una far­ma­cia ame­ri­cana, tri­na­ran­jus y naran­gina en una valen­ciana. Geo­cri­tiQ. 25 de sep­tiem­bre de 2016, nº 253. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2016/09/coca-cola-nacio-en-una-farmacia-americana-trinaranjus-y-narangina-en-una-valenciana>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Los elementos patrimoniales industriales y la estrategia de desarrollo económico y urbano en el Poblenou-22@Barcelona (2000–2013)

A fina­les del siglo XX el espa­cio pro­duc­tivo de ori­gen indus­trial de las ciu­da­des se rees­truc­tura. Las admi­nis­tra­cio­nes loca­les tie­nen entre sus retos fun­da­men­ta­les Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

La necesaria planificación turística sostenible del paisaje agavero

En la comarca tequi­lera del Estado de Jalisco se con­cen­tra un número sig­ni­fi­ca­tivo de ele­men­tos de valor cul­tu­ral o ambien­tal que per­mite su apre­cia­ción como un todo cohe­rente y vital. Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Las potencialidades de las salidas de campo para la educación geográfica desde la perspectiva iberoamericana

Los iti­ne­ra­rios, sali­das de campo, tra­ba­jos en el medio local han sido con­si­de­ra­dos en diver­sos momen­tos de la his­to­ria esco­lar como una estra­te­gia didác­tica que fomen­taba la inno­va­ción.  Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Inmigrantes rumanos en movimiento

La cri­sis eco­nó­mica y finan­ciera que sufre España desde fina­les de 2007 ha acti­vado la movi­li­dad geo­grá­fica de los inmi­gran­tes ruma­nos, que des­taca por la diver­si­dad: cir­cu­la­ción entre dife­ren­tes regio­nes espa­ño­las y entre España Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS