El “mapa de los presos” del campo de concentración de Logroño: patrimonio material y memoria escrita de la España (anti)franquista

Entre 1937 y 1939, la plaza de toros de Logroño fue, como otros espa­cios públi­cos de la España de Franco, un campo de con­cen­tra­ción. Al fina­li­zar la Gue­rra Civil, el número de reclu­sos en España supe­raba los 550.000. La mayo­ría de ellos se encon­tra­ban en cam­pos de con­cen­tra­ción o en bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, en una situa­ción que se pro­longó hasta 1947. Sin embargo, los cam­pos de con­cen­tra­ción de Franco con­ti­núan siendo prác­ti­ca­mente des­co­no­ci­dos, a dife­ren­cia de lo que ocu­rre con los cam­pos de otras dic­ta­du­ras fas­cis­tas, como Ale­ma­nia o Ita­lia, y tam­bién de paí­ses demo­crá­ti­cos como la Repú­blica Fran­cesa (donde fue­ron a parar en 1939 medio millón de republicanos).

A dife­ren­cia de la Europa demo­crá­tica que sur­gió de la II Gue­rra Mun­dial, la dic­ta­dura fran­quista se encargó pos­te­rior­mente de liqui­dar cual­quier ves­ti­gio de los cam­pos y de cubrir con un tupido velo un epi­so­dio par­ti­cu­lar­mente ver­gon­zoso del régi­men. Algo pare­cido ha hecho la demo­cra­cia sur­gida tras la muerte del dic­ta­dor, que se cons­truyó (no hay que olvi­darlo) sobre un pacto de amne­sia entre la dic­ta­dura y las fuer­zas mayo­ri­ta­rias de la opo­si­ción. Por ello, resulta par­ti­cu­lar­mente reve­la­dor y digno de elo­gio el caso del “mapa de los pre­sos” de la capi­tal de la Rioja.

Obje­tivo 1: res­ca­tar el mapa

Cuando en octu­bre del 2002 se pro­ce­dió al derribo de la Plaza de Toros de Logroño, el pro­fe­sor Car­los Mun­tión y un grupo de memo­ria his­tó­rica local se pro­puso pre­ser­var un mapa de España de gran­des dimen­sio­nes que se creía que estaba rela­cio­nado con el campo de con­cen­tra­ción que allí había fun­cio­nado. De hecho, aun­que no se sabía exac­ta­mente su his­to­ria, la gente lo lla­maba el “mapa de los pre­sos”. Mun­tión pactó con la empresa encar­gada del derribo el des­mon­taje y el res­cate del mapa, y tam­bién se puso en con­tacto con el Archivo His­tó­rico Pro­vin­cial. Pero, cuando iban a hacer efec­tiva la reco­gida de las 34 pie­zas de 40 cms. de lado en que lo habían par­tido, una dota­ción de fun­cio­na­rios muni­ci­pa­les y poli­cías se apo­deró de las pie­zas y las depo­sitó en un alma­cén muni­ci­pal. Por enton­ces gober­naba el Par­tido Popu­lar con mayo­ría abso­luta en el ayun­ta­miento, la comu­ni­dad autó­noma y el gobierno central.

La lucha por recu­pe­rar el mapa oculto se pro­longó durante más de doce años. La pro­ta­go­nizó la Aso­cia­ción La Barranca por la Pre­ser­va­ción de la Memo­ria His­tó­rica en la Rioja. Dicha orga­ni­za­ción ges­tiona el Cemen­te­rio Civil La Barranca, cons­truido sobre una fosa común donde fue­ron ase­si­na­das y ente­rra­das una 400 per­so­nas entre sep­tiem­bre y diciem­bre de 1936. La enti­dad deci­dió que el cemen­te­rio podía y debía aco­ger el mapa cuando fuera libe­rado por las autoridades.

Y la oca­sión llegó con el cam­bio de mayo­rías muni­ci­pa­les. Un acuerdo pro­mo­vido por las fuer­zas de izquier­das, apro­bado por el Pleno Muni­ci­pal el 31 de julio de 2015, cedió la obra a la Aso­cia­ción La Barranca para su ubi­ca­ción en el cemen­te­rio civil.

20160048_Figura 1 Alcoberro

El “mapa de los pre­sos” en la plaza de toros de Logroño antes de su derribo

Obje­tivo 2: res­ca­tar el relato

Pero el com­bate no se plan­teó tan sólo en tér­mi­nos jurí­di­cos o polí­ti­cos. Antes había que ven­cer la bata­lla del relato. Desde los ámbi­tos polí­ti­cos y mediá­ti­cos pró­xi­mos al Par­tido Popu­lar se afir­maba que el  mapa no tenía nin­gún valor his­tó­rico, ni nada que ver con el campo de con­cen­tra­ción. Y los par­ti­da­rios de la memo­ria demo­crá­tica tenían gran­des difi­cul­ta­des para docu­men­tar su fun­ción en un período que ha dejado una muy escasa docu­men­ta­ción escrita.

Por suerte, tam­bién esta bata­lla se ganó, en pri­mer lugar con un docu­mento de archivo; y en segundo, y ya de manera deter­mi­nante, con el tes­ti­mo­nio escrito del cata­lán Fran­cesc Grau i Via­der, que allí estuvo recluso.

El pri­mer texto, con­ser­vado en el Archivo His­tó­rico Pro­vin­cial de la Rioja, con­tiene unas ins­truc­cio­nes fir­ma­das el 26 de mayo de 1936 por el jefe de pro­pa­ganda en los fren­tes en que se ordena que “en todos los Cam­pos de Con­cen­tra­ción se debe­rán eje­cu­tar mapas de España en un tamaño mínimo de 2 por 2 metros, o sea 4 metros cua­dra­dos”, en los que “una cinta, a ser posi­ble de los colo­res nacio­na­les, mar­cará la sepa­ra­ción de las dos zonas”. Aun­que la orden, como supo­ne­mos, fue gene­ra­li­zada, el mapa de Logroño es hoy por hoy el único ves­ti­gio de esta práctica.

Pero fal­taba docu­men­tar su rea­li­za­ción efec­tiva y su uso como ins­tru­mento de des­mo­ra­li­za­ción y de humi­lla­ción de los pre­sos. Y aquí entra la memo­ria escrita. Fran­cesc Grau i Via­der (1920–1997), sol­dado de la Repú­blica en la quinta del bibe­rón, cayó pri­sio­nero en el frente de Cata­luña en enero de 1939 y pasó por los cam­pos de con­cen­tra­ción de Logroño y Miranda de Ebro. Años des­pués relató su expe­rien­cia en las nove­las auto­bio­grá­fi­cas Dues línies terri­ble­ment paral·leles (1978), en que des­cribe su actua­ción como sol­dado repu­bli­cano, y Rua de cap­tius (“Pro­ce­sión de cau­ti­vos”, 1981), en que relata su expe­rien­cia en dichos cam­pos. Ambas obras han sido reedi­ta­das recien­te­mente por Club Editor.

En 2014, en una breve estan­cia en Bar­ce­lona, Car­los Mun­tión com­pró esta última novela. Aun­que no cono­cía la len­gua cata­lana, en seguida com­probó que Grau des­cri­bía con pre­ci­sión la vida coti­diana en el campo de Logroño y, lo que resul­taba aún más impac­tante, la litur­gia orga­ni­zada alre­de­dor del mapa, donde día a día los car­ce­le­ros alar­dea­ban frente a los pre­sos de las vic­to­rias “nacio­na­les”. Esta vez la memo­ria escrita se aliaba con el patri­mo­nio mate­rial y per­mi­tía cons­truir un relato con­tun­dente y veraz.

El “mapa de los presos” en la plaza de toros de Logroño en su ubicación actual

El “mapa de los pre­sos” en la plaza de toros de Logroño en su ubi­ca­ción actual

Un epí­logo (o dos)

El 10 de abril de 2015 la Aso­cia­ción La Barranca cele­bró la colo­ca­ción del mapa, con la pre­sen­cia de la viuda y los hijos de Fran­cesc Grau y de otros pre­sos. Fue un acto muy emo­tivo y que contó con una gran par­ti­ci­pa­ción. Cua­tro días des­pués, el 14 de abril, ochenta y cua­tro aniver­sa­rio de la pro­cla­ma­ción de la Repú­blica, un grupo anó­nimo pro­fanó el espa­cio y ensu­ció el mapa con lemas y sím­bo­los fascistas.

El mapa escon­dido y nin­gu­neado durante años se había con­ver­tido para siem­pre en un pode­roso sím­bolo de memoria.

Para mayor información:

Dos­sier: “Plaza de Toros de Logroño. Campo de Con­cen­tra­ción”, Pie­dra de rayo. Revista rio­jana de cul­tura popu­lar, 47 (marzo 2016). piedraderayo@hotmail.com

GRAU i VIADER, Fran­cesc. Rua de cap­tius. Bar­ce­lona: Club Edi­tor, 2014 (está pre­vista la edi­ción de la ver­sión en len­gua cas­te­llana de la obra en enero de 2017).

Agustí Alco­be­rro es pro­fe­sor de His­to­ria Moderna en la Uni­ver­si­dad de Barcelona.

Ficha biblio­grá­fica:

ALCOBERRO, Agustí. El “mapa de los pre­sos” del campo de con­cen­tra­ción de Logroño: patri­mo­nio mate­rial y memo­ria escrita de la España (anti)franquista. Geo­cri­tiQ. 25 de agosto de 2016, nº 246. [ISSN: 2385–5096]. <http://www.geocritiq.com/2016/08/el-mapa-de-los-presos-del-campo-de-concentracion-de-logrono-patrimonio-material-y-memoria-escrita-de-la-espana-anti-franquista>.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

El producto turístico español y el turismo chino

China es el pri­mer mer­cado emi­sor de turis­tas a escala inter­na­cio­nal, y la evo­lu­ción de este país y las carac­te­rís­ti­cas de este turismo es uno de los fenó­me­nos más apa­sio­nan­tes que afec­tan a la indus­tria turís­tica inter­na­cio­nal. Con­ti­nue reading

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS